El Polo Norte se convierte en una isla por primera vez en 125.000 años

Los pasos del Noroeste y Noreste han quedado abiertos al mismo tiempo

A. ACOSTA
El Polo Norte es ya una masa de hielo rodeada de agua por todas partes. / AP/
El Polo Norte es ya una masa de hielo rodeada de agua por todas partes. / AP

Por primera vez en la historia de la Humanidad se puede circunnavegar el Polo Norte. Así se desprende de las imágenes de satélite ofrecidas por la web del Instituto de Física Ambiental de la Universidad de Bremen (Alemania). En las imágenes, fechadas ayer, puede verse claramente cómo el casquete polar está rodeado de mar, sin ningún brazo helado que lo conecte a la plataforma continental, ya sea por el Este o por el Oeste.

El Paso del Noroeste se abrió el fin de semana del 23 y 24 de agosto y el último obstáculo helado del Paso del Este, un área de hielo marino que se extendía hacia Siberia, se derritió unos pocos días después. Por tanto, el casquete polar es ahora una isla en mitad del océano. Nunca antes en al menos 125.000 años estos pasajes se habían abierto simultáneamente. En el verano de 2005 el Pasaje del Noreste (alrededor de Rusia) quedó temporalmente desbloqueado. El año pasado fue el Paso del Noroeste el que quedó libre de hielo en todo el camino desde el Pacífico al Atlántico por primera vez en nuestra historia.

Imágenes

«Esto es un hecho histórico», dice en «The Independent» Mark Serreze, del Centro Nacional de la Nieve y el Hielo, perteneciente a la Universidad de Colorado en Boulder. Por eso es extraño que sea un centro alemán y no la NASA quien haya dado a conocer estas imágenes, toda vez que proceden de uno de sus satélites. Serreze, conocido investigador, que lleva años dedicado a estudiar la extensión del hielo marino en el Ártico, advierte que «los organismos oficiales van a ser reacios a confirmar esto por miedo a los problemas que puedan surgir en la navegación».

Más allá de problemas políticos, Serreze apunta a que esto demuestra que el Ártico ha entrado en «una espiral de muerte o destrucción». Y es que la apertura simultánea de ambos pasos es la punta del iceberg de una serie de señales de alarma de la crisis que se vive en el Ártico. La semana pasada el Centro Nacional de la Nieve y el Hielo, el mismo en que trabaja Serreze, advertía que en las próximas semanas la extensión del hielo marino podría batir su anterior récord a la baja.