La asociación Prau regala un clarinete de 13 llaves al pitero Julián Barquín

El maestro cántabro asegura que no se adaptaba a los requintos modernos

M. DE LA P.
Julián Barquín, pitero de Matienzo, y el presidente de Prau. / DM/
Julián Barquín, pitero de Matienzo, y el presidente de Prau. / DM

La asociación cántabra de festivales Prau ha regalado un clarinete tradicional de 13 llaves al veterano pitero de Matienzo, Julián Barquín. El clarinete es el mismo que usaban la mayoría de los piteros rurales del siglo pasado. Tanto los piteros que provenían de las bandas de música, como los piteros actuales, utilizan el sistema 'Böhem', que tiene considerables diferencias con el anterior. Julian Barquín no se acostumbraba a los requintos modernos. Fue entonces cuando la asociación Prau se planteó conseguir un clarinete tradicional y por este motivo se aprobó en la última junta directiva celebrada el pasado mes de mayo iniciar las gestiones para encontrar uno de segundo mano. En el Encuentro Internacional de Clarinete Popular de Bretaña (Francia) los miembros de Prau compraron uno en bastante buen estado. Fue Dominique Jouve, director del festival Bretón que este año ha celebrado su vigésima edición, «quien nos trajo 'la petite clarinette' de su colección privada». En representación de la asociación Prau, Paco San José y Francisco Quevedo hicieron entrega , en Matienzo a Julián del clarinete tradicional. Sistema Böhem A partir de 1844 se patentó el sistema Böhem y fue adoptado por todos los fabricantes franceses y rápidamente empezaría a ser imitado en otros países europeos. Se sabe que la diferencia de digitación entre los clarinetes de 13 llaves y el nuevo sistema Böhem es grande. A pesar de las innegables ventajas, no se implantó con gran rapidez entre los clarinetistas galos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos