«Los palestinos están siendo sometidos a un genocidio lento»

La coordinadora de una gran organización sanitaria de Palestina pide en Cantabria ayuda para sus proyectos y denuncia la situación de la población

VIOLETA SANTIAGO| SANTANDER
La madrileña Juani Rishsmawi estuvo ayer en CC OO de Cantabria, donde se tomó la imagen. / CELEDONIO/
La madrileña Juani Rishsmawi estuvo ayer en CC OO de Cantabria, donde se tomó la imagen. / CELEDONIO

Madrileña residente en Palestina desde hace 23 años, Juani Ruiz (o Juani Rihsmawi, como se apellida tras su matrimonio) está en Cantabria pidiendo colaboración para los proyectos que tiene en marcha Comités para la Salud (HWC), una importante organización que trabaja en los ámbitos sanitario y educativo, dignificando la forma de vida de los palestinos, un pueblo que «está siendo sometido por Israel a un genocidio lento, ante la indiferencia de todos», denuncia.

Los proyectos de HWC se tramitan en Cantabria a través de la Fundación Paz y Solidaridad de CC OO, que ha aportado este año 5.000 euros al equipamiento de un hospital en Beit Shour, una localidad cercana a Belén, plan que fue hecho público por Javier Puente, secretario general del sindicato.

Rihsmawi contó ayer en Santander que la situación de la población civil palestina «deja mucho que desear» debido a las presiones y provocaciones de los israelíes, que llegan a extremos «inimaginables en Europa. La construcción de muros, por ejemplo, es algo terrible: yo tardaba 20 minutos en coche a mi trabajo, pero ahora tengo que dar tanta vuelta para llegar, que tardo una hora y media, si todo va bien».

El 'si todo va bien' es un matiz fundamental. Porque también son habituales los controles, «en los que sabes cuándo te paran, pero no cuándo te permitirán seguir adelante». Esta presión se ejerce sin rubor, además, sobre los niños que residen en pequeñas aldeas y que, habitualmente, se trasladan andando a las escuelas. «Es muy normal que retengan a los grupos de escolares e, incluso, que los paren y los obliguen volver a sus casas, sin más explicación».

Problemas multiplicados

Este acoso no era tan intenso hace dos décadas, cuando Juani Ruiz se instaló en Gaza nada más casarse. «En los últimos 20 años todos los problemas se han multiplicado. Los palestinos, entonces, eran mucho más laicos. La ocupación de sus tierras ha traído su radicalización hacia lo religioso». La directora de proyectos de HWC señala que, en los años 80, «se podía uno mover con libertad. Pero, poco a poco, nos han ido cercando. Ahora, casi cualquier traslado requiere un permiso, son numerosos los palestinos que carecen de documentación y el paro alcanza al 65% de la población».

Pese a que se ha retrocedido «enormemente» en lo político, Rihsmawi ve que, en lo social, hombres y mujeres «están yendo hacia delante. Las mujeres tienen cultura de trabajo y, si pueden, trabajan fuera de casa, y los hombres están bastante implicados en la educación de sus hijos. En Palestina sabemos que la educación es la base de la resistencia a lo que nos está pasando y se la da mucha importancia».

Conferencia el día 30

La representante de los comités para la salud de Palestina -en los que descansa el 45% de la actividad sanitaria de la zona-, asegura que a Occidente no le interesa que Oriente Medio se desarrolle, «ya que la riqueza de Europa y Estados Unidos se basa en el expolio al que somete a estos pueblos. Y los europeos no protestan porque lo desconocen».

El próximo día 30, Juani Ruiz ofrecerá una conferencia en Santander que está siendo preparada por la organización Interpueblos.