Instalado un San José de trece metros de altura en el Asilo

Ha sido un encargo de la Fundación, en honor de su patrono, al escultor de Torrelavega Jesús González de la Vega

N. BOLADO| TORRELAVEGA
Escultura de San José Obrero en la fachada del Asilo. / L. P./
Escultura de San José Obrero en la fachada del Asilo. / L. P.

La obra ha sido realizada en acero corten por el arquitecto de Torrelavega, Jesús González de la Vega, quien ya ha realizado otros trabajos artísticos para la Fundación, entre ellos el busto de quien fuera presidente de la Junta de Gobierno, e impulsor de esta obra, monseñor Teodosio Herrera, que preside el acceso al edificio que también ha tenido una gran renovación. Otra escultura, también alegórica a San José Obrero con el Niño, está instalada en los jardines.

San José Obrero es el patrón de la Fundación desde que hace 120 años la Congregación Hijas de San José llegaran a Torrelavega para ocuparse del cuidado de ancianos y niños desamparados. Actualmente, lejos de ser una casa de caridad a la antigua usanza, es una institución importante, en la atención social, y ejemplo para toda la red asistencial que existe en Cantabria.

Ésta es una de la instituciones más respetadas de la ciudad. Fue creada en el año 1890 por los ciudadanos de Torrelavega que aportaron sus limosnas en la medida que podía cada uno y por las donaciones que hizo el Marqués de Comillas. Crear este Asilo fue idea del entonces párroco, Ceferino Calderón, y continuada por sus sucesores. El gobierno de esta casa se entregó a las Hijas de San José que aún continúan con esta labor. Fue durante el mandato de un presidente seglar, el farmacéutico Juan José Cacho Fernández-Regatillo, cuando se dio el primer impulso para modernizar el antiguo asilo y crear la moderna institución que es actualmente. Para ello fue decisivo el trabajo realizado por monseñor Teodosio Herrera, durante medio siglo párroco de la ciudad, y fallecido hace dos años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos