Condenado por dar un puñetazo a su hijo de 5 años porque no le dejaba dormir

La madre del niño quiso llevarle al hospital pero el padre se lo impidió cogiéndola con fuerza por un brazo y golpeándola contra los peldaños de la escalera

EFE |Santander

La agresión se produjo en abril del año pasado en la vivienda en la que el acusado vivía con su mujer y sus cuatro hijos, todos ellos menores, en la localidad de los Corrales de Buelna.

Uno de los niños, de 5 años, hizo ruido y molestó a su padre mientras dormía, por lo que éste se levantó y le dio al menos un puñetazo, que le alcanzó en la cabeza, el ojo izquierdo y la cara, según se recoge en la sentencia hecha pública hoy.

La madre del niño quiso llevarle al hospital, pero cuando estaba en la escalera del edificio el acusado se lo impidió cogiéndola con fuerza por un brazo, golpeándola contra los peldaños de la escalera y zarandeándola hasta que consiguió que entrara de nuevo en la vivienda.

El niño sufrió un hematoma en la cara y un edema en la cabeza y en el ojo izquierdo, por lo que pasó dos días ingresado en un hospital.

El padre fue condenado por un Juzgado de lo Penal a dos años de prisión por las lesiones causadas a su hijo y a nueve meses por pegar a su mujer, una pena que la Audiencia de Cantabria ha confirmado ahora tras desestimar el recurso presentado por el agresor.

La Audiencia de Cantabria califica de "dramático y revelador" de lo que es "auténtica violencia" en el ámbito familiar lo ocurrido en el domicilio el día de los hechos, que fueron denunciados por la abuela del niño en lugar de por la madre, "atemorizada por las amenazas proferidas por su esposo".

Según este tribunal, "en pocos casos la prueba resulta más convincente, determinante y demostrativa de lo acontecido", por las declaraciones de la madre y la abuela y por la prueba pericial, que acredita que el niño recibió un puñetazo "contundente y demoledor".

El acusado no podrá acercarse a menos de 500 metros de su mujer y sus hijos durante dos años ni comunicarse con ellos.