«Mostramos un mundo interior que todos tenemos pero que no miramos»

Julián Andrés Doniz es, a sus 30 años, el director de la compañía cántabra Luna, que el domingo estrena en el Paraninfo de la UC (21,00 h) la obra 'El Teatro Luna son tres sueños y un desenlace'

MAMEN GARCÍA |Ampuero
«Mostramos un mundo interior que todos tenemos pero que no miramos»

-¿Cómo surgió la Compañía Luna?

-La Compañía Luna surge de la necesidad de hacer un teatro de conciencia, de un arte que vaya más allá de lo estético y que profundice en la esencia del ser humano, como ya hicieron los tibetanos. Una corriente de la que son abanderados algunos artistas contemporáneos como Alejandro Jodorowsky.

-¿Y la idea de crear esta obra?

-La obra nace desde el intento de mostrar mi proceso interior durante estos últimos años y de, humildemente, tratar de hacer un homenaje a ciertas personas que fueron importantes en mi vida y que me hicieron ver cosas de mí mismo.

-¿Qué tiene de diferente "El Teatro Luna son tres sueños y un desenlace"?

-Creo que tiene de particular que busca el ir más allá del ejercicio estético y de mostrar un arte que nos acerque a nosotros mismos. Es un teatro iniciático.

-¿Qué objetivos o propósitos se buscan con la obra?

-Mostrar un mundo interior que todos tenemos pero que no miramos.

Evolución emocional

-¿De qué trata?

-"El Teatro Luna son tres sueños y un desenlace" habla de la historia de un hombre que no podía crecer emocionalmente. Es el relato de los Hermanos Alcazar, que relativizan el bien y el mal y nos cuentan cómo el ser humano, con una misma esencia, puede ser constructivo o destructivo. El espectáculo también contempla la historia del nadador de peceras, que es nuestro particular homenaje a la gente que no tuvo oportunidad de desarrollar su potencial humano, así como algunas sorpresas que descubrirá el público que acuda el domingo.

-El lenguaje no es el habitual...

-No se utiliza el lenguaje consciente, el que se habla habitualmente. Es un lenguaje simbólico que profundiza en el inconsciente tanto personal como colectivo. Se trata de una narración más bien onírica.

-¿Cuánta gente participa en el teatro?

-Somos un equipo de 14 personas, entre actores, artista visual, sonido y estilismo.

-¿Qué apoyos habéis recibido para el estreno?

-Este proyecto se lleva a cabo gracias a la colaboración de la Consejería de Juventud, dentro del programa de "Juvecant 08".

Actitud abierta

-¿Qué actitud debe llevar el espectador ante esta obra?

-Debe ser una actitud abierta, que vaya más allá del pensamiento intelectual y que se deje abordar por diferentes sensaciones más allá de lo mental. Entran en juego centros como el intuitivo, el emocional o la simbología profunda, con lo cual el lenguaje será diferente. Este teatro pretende hablar de partes olvidadas de nuestro ser.

-¿A quién está dedicada?

-Además de un tratamiento autobiográfico tiene partes en las que se homenajea a todos aquellos que no pudieron vivir su vida y desarrollar su potencial humano. Es una oportunidad simbólica para quienes se propongan hacer un cambio personal.

-¿Qué le ha aportado esta obra?

-El Teatro Luna es un canto a la vida que para mí implica una mirada interior sobre mí mismo que resulta sanadora. Por eso quiero agradecer a todo el equipo y colaboradores la oportunidad de poder compartir esto con el mundo.

-¿Qué próximos proyectos tiene en mente?

-Presentaremos este proyecto en otras provincias y para el año que viene tengo prevista una obra que se titula "El Almanaque de los sueños rotos", que es un libro que se compone de 12 sueños y 12 ilustraciones y un DVD con una pieza audiovisual con tintes cinematográficos que desarrolla el sueño de los 12 sueños y a su vez tiene una actuación en directo en la que llevamos más allá el concepto de discjockey.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos