Los chinos no tienen ningún privilegio fiscal

WEIYI LIN LIN

Soy un ciudadano español originario de China y he leído apenado el odio que expresa el señor Luis Sánchez de Movellán en su artículo de opinión «La China está cerca» y, lo más grave, el odio que pueden crear artículos de esta índole en la sociedad española contra el colectivo de residentes chinos. En él, dice, entre otras lindezas, que los chinos practican una actividad económica «parasitaria» y para ello se sustenta en las múltiples ilegalidades que incurren los chinos en sus actividades comerciales, motivos por las cuales, los españoles autóctonos estarían siendo perjudicados. Para intentar dar credibilidad a sus palabras, cita supuestos privilegios que tienen los chinos frente a los españoles, y éstas vendrían recogidas en el «Convenio entre el Gobierno de España y el Gobierno de la República Popular China para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal en materia de Impuestos sobre la Renta y el Patrimonio de 22 de Noviembre de 1990, publicado en el BOE de 25 de Junio de 1992».

He buscado y revisado dicho convenio y no he encontrado en ningún sitio del texto que se diga que se «permiten que los ciudadanos chinos que creen empresas en España no paguen impuestos durante siete años. Transcurrido este plazo estos mismos ciudadanos chinos pueden traspasarles sus negocios a otros ciudadanos chinos, montar otros negocios y unos y otros no pagar impuestos durante otros siete años». Esta afirmación es totalmente falsa, no viene recogido en dicho Convenio.

Pido al autor que indique específicamente en qué norma española se establece tales exenciones, porque tengo parientes chinos que están pagando religiosamente todos y cada uno de los impuestos españoles, como cualquier ciudadano español. Creo que no existe ninguna norma en España que explícitamente favorezca al colectivo chino. El señor Luis Sánchez de Movellán debería mostrar dicha norma o, si no, rectificar y pedir perdón por estas mentiras.

Señor Luis Sánchez de Movellán, cuando acuse a un colectivo entero de ser parásitos y de vivir a expensas de supuestos privilegios, por favor, por lo menos demuéstrelo con alguna certeza.Si no entiende cómo funciona el colectivo de los chinos, pregúnteme y yo le puedo explicar por qué prosperan. Le aseguro que no es porque no cumplan la legalidad, sino por el esfuerzo, la dedicación y el sacrificio. Usted puede ver la parte ostentosa de los chinos, con sus negocios o algunos coches buenos, pero no ve por ejemplo que a diferencia de los españoles, los chinos sacrifican el ocio en aras de ahorrar dinero y luego prosperar.

Por último, si los negocios chinos no cumpliese las leyes tal como señala en su artículo, debería usted acusar a la administración nacional, autonómica y local de no hacer cumplir las normas, de dejadez en sus funciones. Y si usted sabe que algún establecimiento regentado por ciudadanos chinos no cumple las normativas, debería usted denunciarlo en los organismos correspondientes, que para eso estamos, gracias a dios, en un Estado de Derecho.