El filial cae derrotado en Lemona por un gol en el último suspiro

F. PRIETO| LEMONA

Cuando el filial santanderino acariciaba un valioso empate para romper su racha de tres derrotas consecutivas a domicilio, un gol en el último suspiro de los locales hizo trizas la ilusión del Racing B. Los de José Luis San Miguel pusieron el toque y la calidad, aunque carecieron de remate y así las únicas ocasiones fueron del Lemona. Precisamente en la última el delantero centro Huegun aprovechó un pase de la muerte de Gusi e hizo estéril el trabajo de un Racing B que como en el partido de la primera vuelta mereció más ante un rival que se coloca segundo.

El Racing B llevó la iniciativa en los primeros diez minutos ante un Lemona que parecía dejarle el cuero. Los cántabros intentaban rasear el cuero pero les faltaba mayor picardía cerca del área de Etxebarrieta. Aunque los de José Luis San Miguel fueron incapaces de rematar a puerta al menos presionaban con acierto en el centro del campo y, atentos a los rechaces, evitaban más sustos.

El inicio del segundo acto resultó más entretenido. En el primer minuto Uranga a punto estuvo de anotar en propia puerta, pero una mano del cancerbero local evitó un gol cantado. Poco después fue Mario el que se lució a disparo de Iturriaga, en una contra del Lemona.

Con uno menos

A falta de media hora los santanderinos se quedaron con uno menos, pero esta circunstancia lejos de atrincherarles en su área hizo que controlarán mejor el balón. Su inocencia a la hora de buscar buenas oportunidades le jugó una mala pasada a los visitantes en el último suspiro, cuando Gusi forcejeó con acierto ante un defensor y, desde línea de fondo, habilitó un servicio letal para el gol que decantó el partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos