El nuevo 112 «nos sitúa a la cabeza de España» en Protección Civil

Miguel Ángel Revilla y el consejero de Presidencia inauguraron ayer la sede del Servicio de Emergencias en Nueva Montaña

CONSUELO DE LA PEÑA| SANTANDER
Los trabajadores y trabajadoras del servicio pudieron comprobar el estado de las nuevas instalaciones de la sede y manejar algunos de los intrumentos. /CELEDONIO/
Los trabajadores y trabajadoras del servicio pudieron comprobar el estado de las nuevas instalaciones de la sede y manejar algunos de los intrumentos. /CELEDONIO

A las diez y media de la mañana, un vehículo colisionó con otro frontalmente en La Población, un pueblo situado en el municipio de Campoo de Yuso. Los dos ocupantes de uno de los turismos quedaron atrapados en su interior. Una llamada al Servicio de Emergencias 112 activó todo el operativo de emergencias y, a los 30 segundos, un vehículo del Parque de Emergencias de Reinosa, el más próximo, salió en dirección al punto de la incidencia. Toda la operación fue seguida al minuto desde la nueva sede del Servicio de Emergencias 112 en Nueva Montaña, donde la incorporación de las nuevas herramientas tecnológicas permite prestar una atención más eficaz.

En realidad, no hubo tal accidente. Se trataba de una simulación realizada por los operadores del 112, con el consejero de Presidencia y Justicia, Vicente Mediavilla, a la cabeza, para mostrar las posibilidades funcionales y operativas de la nueva sede del Servicio de Emergencias, «un auténtico corazón de la seguridad para la ciudadanía de Cantabria».

Cuando faltan dos meses para que se cumpla el décimo aniversario de la puesta en marcha del 112 en Cantabria, el Gobierno de Cantabria inauguró ayer unas nuevas instalaciones, situadas en Nueva Montaña. La sede cuenta con los últimos avances tecnológicos, que permitirán, por ejemplo, determinar la situación exacta de una incidencia o tener información al segundo del lugar en el que se encuentran los distintos vehículos implicados en una actuación.

La apertura del nuevo centro concitó a las principales autoridades de la región y una nutrida representación de alcaldes de Cantabria, entre los que se encontraba el de Santander, Íñigo de la Serna.

El presidente Miguel Ángel Revilla se mostró orgulloso del «cambio espectácular» que ha experimentado Cantabria en materia de Protección Civil en los últimos seis años, pasando de ser una de las comunidades «en peor situación» a estar en la actualidad «a la cabeza de España en función del territorio y habitantes». Revilla recordó que cuando accedió al Gobierno había dos parques de emergencias, catorce efectivos y seis vehículos «no precisamente modernos», mientras que en la actualidad la región dispone de seis parques de emergencias estratégicamente distribuidos, cien personas perfectamente cualificadas y veinticinco modernos vehículos. «No podíamos estar como estábamos antes, era una situación insostenible», apuntó el presidente, para apostillar que «el dinero que se invierte en protección jamás es un despilfarro, sino todo lo contrario».

Aviso para los gamberros

El jefe del Ejecutivo recordó en este contexto que el nuevo centro ha supuesto una inversión de 600.000 euros, y alertó a «los gamberros» que realizan falsos avisos de bombas o incendios de que ahora «no quedarán impunes», ya que su llamada será detectada.

Pero Revilla destacó sobre todo que es un servicio que «no entiende de banderías políticas». Es de todos y para todos los ciudadanos.

Así lo suscribió también el consejero de Presidencia y Justicia, Vicente Mediavilla, quien subrayó que el 112 no entiende de ideologías. El Servicio de Emergencias 112 es la «sala de todos y para todos los ciudadanos de Cantabria», señaló Mediavilla, porque en el ámbito de las emergencias no existe color político, sólo el blanco y rojo de la bandera de Cantabria». Por ello agradeció la colaboración de todas las administraciones públicas implicadas en el servicio de Protección Civil su colaboración para atajar conjuntamente cualquier eventualidad que ocurra en Cantabria. Mediavilla dio cuenta de las mejorar tecnológicas que incorpora la nueva sede, entre las que citó el Sistema de Información Geográfica, que permitirá localizar una emergencia y controlar los tiempos de respuesta de los medios movilizados, y el equipo de localización de llamadas, un «sistema vital e importante para aquellas personas que no conocen el lugar donde se produce la incidencia o bien se encuentran desorientados o heridos».

Por su parte, tanto el delegado del Gobierno, Agustín Ibáñez, como el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, enfatizaron sobre la necesidad de «aunar esfuerzos» en beneficio de los ciudadanos. De la Serna recordó en este sentido que tres de cada cuatro llamadas que reciben los bomberos de la ciudad proceden del Servicio de Emergencias 112, dependiente del Gobierno regional.