Solbes promete dinero público para el rescate bancario si se agota el Fondo de Garantía

El vicepresidente económico reconoce que ya se ha reclamado el apoyo de este Depósito para Caja Castilla-La Mancha en su fusión con Unicaja

M. J. ALEGRE| COLPISA. MADRID
El ministro de Economía, Pedro Solbes, ayer en el Congreso. / EFE/
El ministro de Economía, Pedro Solbes, ayer en el Congreso. / EFE

Habrá dinero público para apoyar la reestructuración de bancos y cajas si se acaban los recursos de los Fondos de Garantía de Depósitos (FGD), afirmó ayer el vicepresidente económico del Gobierno en el pleno del Congreso, en respuesta a una interpelación del PP. Pedro Solbes reconoció que en el primer caso que se está produciendo en las cajas de ahorros, el de la fusión de Unicaja y Caja Castilla- La Mancha, ambas se han dirigido ya al Fondo de Garantía de las Cajas para solicitar ayuda.

Serán las cajas, las mismas que engrosan el fondo con sus aportaciones, las que tomen la decisión de dotar una determinada cantidad de recursos «sobre la base de un informe que existe en el Banco de España y contando con la prudencia necesaria por parte de la caja que se fusiona en una posición financiera más sólida», explicó Solbes, en un primer reconocimiento oficial del proceso que se está siguiendo en la operación de rescate de Caja Castilla-La Mancha. El ministro defendió en este caso el recurso al FGD -al que consideró «privado»- y explicó que se está llevando a cabo con acuerdo de la Confederación de las Cajas de Ahorros y cumpliendo la correspondiente normativa

El dirigente del PP Cristóbal Montoro acusó al ministro y al partido que apoya al Ejecutivo de «negociar» en sede socialista el rescate de la caja manchega mediante un «matrimonio de conveniencia» y le reprochó movilizar el FGD «para salvarle las vergüenzas a cualquier gestor ineficiente o comunidad autónoma» en dificultades. Exigió al ministro «que pare esa fusión». «Lo que tenemos que hacer -agregó- es establecer cuánto va a costar al erario público la reestructuración del sistema financiero».

Los Fondos de Garantía de Depósitos, nacidos de la experiencia española en crisis bancarias, ampliaron sus competencias y pueden «realizar cuantas actuaciones se estime necesarias para reforzar la solvencia y mejorar el funcionamiento» de los bancos, las cajas y las cooperativas de crédito. Aunque se dotaron inicialmente con la contribución de las entidades y del Banco de España, el instituto emisor dejó de hacer aportaciones definitivamente en 1997, cuando se normalizó la situación, momento en el que las contribuciones de las instituciones experimentaron una notable rebaja.

En la actualidad, el saldo del fondo de los bancos ronda los 3.800 millones de euros, y el de las cajas llega a los 4.200 millones, porque recursos del primero se utilizaron para el reflotamiento de Banesto, mientras las entidades de ahorro no han tenido que echar mano de grandes cantidades.

Recapitalización

Por eso, el vicepresidente admitió que «si no hay dinero suficiente» en los FGD, habrá recursos públicos. Y reconoció a la oposición que entonces sí tendrá derecho a pedir que se diga exactamente cómo se utiliza ese dinero y a que los temas se discutan en ámbito parlamentario. Aseguró que en estos momentos las intervenciones bancarias son en España «las más baratas del mundo en términos comparativos», porque somos el país que menos ha intervenido, al haber experimentado menores dificultades.

No obstante, Solbes reconoció que la crisis financiera está entrando en una fase distinta, donde las medidas adoptadas en otros países están llegando hasta la recapitalización e incluso la renacionalización de los bancos. Tras declararse más partidario de la «desnacionalización», y recordar que participó en ella de forma muy activa, admitió que también en España «empieza a abrirse camino la idea de la recapitalización», en la medida en que si no se hace un esfuerzo por parte española «podemos terminar en una situación peor en términos relativos respecto a terceros».

Previsto

Los bancos y las cajas españoles ya han expresado este temor en diversas instancias e incluso han hecho llegar a Bruselas la demanda de que se establezcan procedimientos para discriminar a las entidades reforzadas con capital público.

Algunos dirigentes del sector también han manifestado que, si llegara el caso de tener que rescatar a una institución española, la aportación debiera producirse con carácter temporal.

Curándose en salud, el Gobierno decidió incorporar al real decreto de medidas de apoyo al sistema financiero, junto a los avales del Estado y las adquisiciones de activos, la opción de inyectar capital público. La posibilidad está ahí, y Solbes recordó que «ningún sistema financiero, y tampoco el español, pese a su solidez, será inmune al impacto de la economía real si una situación de crisis se prolonga largo tiempo».

Fotos

Vídeos