Ricardo Lorenzo diseñó algunos de los edificios emblemáticos

N. BOLADO
Edificio en José María de Pereda, diseñado por Lorenzo. / L. P./
Edificio en José María de Pereda, diseñado por Lorenzo. / L. P.

Torrelavega cuenta entre sus activos el haber sido cuna de uno de los arquitectos que revolucionaron la arquitectura conservadora de los años 50 y 60 del siglo pasado.

Nació en 1927 en Torrelavega y en su ciudad quiso ser enterrado cuando falleció en el año 1989. «Moriré en Torrelavega sin haber podido hacer un gran edificio junto al Besaya», le confesó, poco antes de morir, al periodista Jesús Pindado. No obstante, su ciudad natal, guarda algunos de los ejemplo arquitectónicos más singulares de Lorenzo, cuando recién acabada su carrera se afanaba por cambiar la imagen de las ciudades. Sus primeros trabajos se remontan a dos años después de haber finalizado su carrera, en 1955, siendo su primera obra una vivienda unifamiliar en la calle José Martí, seguida por seis viviendas y bajo comercial en la calle Francisco Díaz (edificio José Luis Guerra); también en 1956 proyectó, en colaboración con Manuel Calatayud, el edificio de 43 viviendas en El Mortuorio y otro de ocho viviendas en la Avenida de España, 8. Igualmente en colaboración con este arquitecto hizo el primer bloque de apartamentos que tuvo la ciudad, 35, en la calle Ceferino Calderón, esquina con Julián Urbina, en 1959, año en el que también hizo 12 pisos en Miravalles (detrás del cuartel de la Guardia Civil).

Desde 1959 se produjo un paréntesis en las obras de Lorenzo en Torrelavega que, ya iniciado en una carrera que se apostaba como innovadora, no volvió a construir en sus ciudad hasta el año 1965 con la iglesia de Campuzano, 16 viviendas junto al Ayuntamiento y ocho en la calle La Paz (1965-68). La empresa Obeso le encargó el edificio de 'Créditos Eja', en la calle Ruiz Tagle (1974). Entre 1966 y 1969 proyectó 461 viviendas en Torrelavega y Tanos.

Edificios señeros

Fue en el año 1971 cuando acometió uno de los espacios semipúblicos, y de usos social, más importantes: la construcción del edificio de la Cámara de Comercio, y del Casino, en el boulevard Demetrio Herrero, y las 28 viviendas anexas. Le siguió una promoción de 15 viviendas en Tanos (1972) y 93 en las calles Juan José Ruano y Joaquín Cayón. El edificio del Círculo de Recreo en Tronquerías lo diseñó en 1974, el mismo años en el que proyectó construir 78 pisos y locales comerciales en Tanos, detrás del bar Roma.

En 1977 llegó el gran proyecto del Asilo, en colaboración con Federico Cabrillo, año en el que diseñó 24 viviendas y garajes en las calles La Viña y Garcilaso de la Vega, así como dos viviendas unifamiliares, en la Mies de Palacio y Miravalles, y diez pisos en esta misma zona de Sierrapando.

La última actuación de Ricardo Lorenzo, fue en 1983 proyectando, junto al arquitecto Luis Castillo Arenal, un grupo de viviendas y locales comerciales en las calles San José y Goya. Torrelavega le rindió un homenaje en el año 2006, dando su nombre a una plaza de Campuzano, junto a la iglesia que diseñó para este pueblo. La importancia de su figura ha sido reivindicada por el Colegio de Arquitectos de Cantabria. El Ayuntamiento ha catalogado todos sus edificios en Torrelavega.

Fotos

Vídeos