Enrique Franco, vicepresidente de la Fundación Albéniz, muere a los 89 años

El músico, erudito y crítico abordó una ingente labor como investigador Sus Escritos Musicales, publicados por la institución que preside Paloma O´Shea, son referencia nacional

G. BALBONA| SANTANDER
Enrique Franco, en primer término, junto al compositor catalán, Joan Guinjoan, en un homenaje al crítico fallecido. / EFE/
Enrique Franco, en primer término, junto al compositor catalán, Joan Guinjoan, en un homenaje al crítico fallecido. / EFE

El músico, escritor y crítico Enrique Franco, vicepresidente de la Fundación Albéniz, falleció ayer en Madrid a los 89 años de edad. El erudito y prestigioso ensayista dedicó su escritura a trasladar y traducir con talento el lenguaje de las partituras, sus compositores e intérpretes, a la crítica en sus diversos formatos y medios de expresión.

Hace apenas dos años los 'Escritos Musicales' de Enrique Franco (Madrid, 1920) fueron publicados por la Fundación que preside Paloma OShea, reunidos por Alvaro Guivert y Tomás Marco. Textos que revelan al gran erudito y crítico y que constituyen una referencia nacional y transmiten el valor del pensamiento del gran crítico musical español ahora fallecido. El maestro Enrique Franco destacó por elevar a la categoría de referencia obligada y arte de la escritura las notas de los programas musicales y por divulgar con singular criterio los universos de la música española.

Investigador, pianista, compositor y escritor, estudió en Madrid y desde 1940 cultivó la crítica en medios como 'Arriba' y 'El País', desde su fundación. A partir de 1952 desempeñó, con talante creativo, la Dirección Musical de Radio Nacional de España, después de un período en puesto análogo, en Unión Radio, de la Cadena SER.

Durante más de treinta años perteneció al bureau directivo de la Unión europea de Radiodifusión, a título personal, y formó parte del Consejo de la Música en el Ministerio de Cultura. Fundador del Grupo 'Nueva Música', protagonizó, casi en solitario, la defensa de las tendencias nuevas en los años cincuenta y contribuyó intensamente a su conocimiento, dentro y fuera de nuestras fronteras. Miembro-fundador de la Sinfónica de la RTVE, supo tener a su lado en el trabajo musical radiofónico a importantes personalidades de nuestra música.

Estudioso de la música en su conjunto, su labor sobre Albéniz, Ernesto Halffter, Montsalvatge y Mompou, entre otros, es particularmente apreciada, así como su larga dedicación a la obra de Falla, cuyo Archivo formó durante diez año. De su estilo crítico escribió Federico Sopeña que «sus artículos, por longitud y hondura, forman pequeños ensayos». Inteligencia, cultura, profesionalidad, generosidad e instinto para «saber elegir lo mejor y rechazar lo mediocre, en cuanto se refiere a la música, la radio, la crítica, la creación, y la interpretación», fueron las señas de identidad de su ejercicio crítico. Entre la docena de libros de Franco destacan sus monografías sobre compositores como Falla, Albéniz, Rubinstein o Montsalvtge, sobre composiciones como 'Atlántida', 'Iberia' o 'El amor brujo', o sobre ámbitos como la música de Estados Unidos e iberoamericana. Son centenares los ensayos en los que vertió su pensamiento sobre temas tan variados como las sinfonías de Brahms, la ópera o la influencia de Paul Dukas en los compositores españoles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos