Camargo arrasa en Novales

David Gutiérrez y Miguel Ángel Polidura hicieron doblete en la carrera élite y sub-23 Mario González, en júnior, y Álvaro Trueba y Zuriñe Viana, en cadete, campeones

J. A.| NOVALES
Podio élite y sub-23, con los corredores, de izquierda a derecha, Gutiérrez Revuelta, Gutiérrez, Polidura, Carral, Zambrano, Bizkarra, Negueruela y Díez Arriola. / FOTOS: SANE/
Podio élite y sub-23, con los corredores, de izquierda a derecha, Gutiérrez Revuelta, Gutiérrez, Polidura, Carral, Zambrano, Bizkarra, Negueruela y Díez Arriola. / FOTOS: SANE

El Camargo Ferroatlántica fue el gran vencedor en los Campeonatos de Cantabria en ruta, disputados en Novales, en los que consiguió los títulos élite y sub-23. David Gutiérrez se proclamó campeón regional tras una brillante carrera en la que hizo lo imposible por despegarse del grupo y de sus perseguidores, y acabó primero en la clasificación general por media rueda de ventaja sobre Gonzalo Zambrano, del Extremadura Spiuk. Miguel Ángel Polidura, algo renqueante durante media temporada por problemas físicos y que se había encargado de defender la escapada de Gutiérrez, se lanzó al sprint para ser el primer corredor del pelotón en cruzar la meta y subir al podio regional en categoría sub-23 con un cuarto puesto en la general.

En cuanto al resto de categorías, Mario González se llevó la victoria en júnior, en una magnífica carrera de su escuadra, el Isidoro San Justo, que copó el cajón con Álvaro Pomar y José Manuel González, segundo y tercero, respectivamente.

En cadete, Álvaro Trueba (Isidoro San justo), se las ingenió para colgarse el oro en una carrera marcada por la larguísima escapada protagonizada por sus compañeros Ángel Quintana y Daniel Alonso. Zuriñe Viana se convirtió también en campeona de Cantabria de la categoría en féminas.

La prueba élite y sub-23, que abrió la jornada comprimida de los Campeonatos Regionales, disfrutó de muy buen tiempo, incluso calor. Las características del trazado, sin grandes desniveles, ya advertían de lo complicado que sería para los más ambiciosos separarse del grupo. En la pelea por el título de los tres clubes cántabros -El Soplao, Fuji y Camargo-, un nombre sonaba por encima de los demás: el de David Gutiérrez.

Ataques constantes

Desde que se dio la salida, los saltos en el pelotón, con casi ochenta integrantes, se convirtieron en una constante, como la presencia de algún hombre del Camargo Ferroatlántica en todas las intentonas, algo que también logró hacer el Opel Ibaigane.

Los títulos de las demás categorías se disputaron por la tarde, sobre un itinerario similar al de la mañana, pero cuando ya el tiempo había empeorado bastante.

Mario González fue el vencedor júnior, tras imponerse por velocidad a sus compañeros Álvaro Pomar y José Manuel González, su hermano, todos ellos del Isidoro San Justo. Fue este último, con Cruz Collantes, del Almacenes Lavín, el que pasó escapado la mayor parte del recorrido, pero ninguno de los dos pudo evitar ser superados al final por el otro González y Pomar.

En cuanto a los cadetes Álvaro Trueba, del Isidoro San Justo, fue el más rápido, y ganó al sprint a Fabián González (Pindal) y a su compañero Ángel Quintana, quien a punto estuvo de no recibir premio a la larga escapada que llevó a cabo con Daniel Alonso.