Dos espectadores resultan heridos tras un accidente en el Rallysprint de Cieza

Dani Sordo abandona el Rally Acrópolis cuando iba segundo en la carrera Hirvonen, líder después de la debacle de Citroën, que perdió también a Loeb

REDACCIÓN| SANTANDER/MADRID

Dos espectadores que presenciaban ayer el Rallysprint de Cieza resultaron heridos después de que uno de los participantes, Alberto Cadelo (Citroën Saxo), se saliera de la carretera apenas unos metros antes de cruzar la línea de meta. Los dos heridos fueron evacuados en ambulancia al Hospital de Sierrallana donde fueron atendidos de diversas contusiones en las piernas.

El accidente se produjo en la tercera pasada de la prueba, justo cuando Cadelo estaba llegando a la línea de meta, situada en Los Corrales, junto al paso inferior de la autovía, en la prolongación de la calle Peñas Arriba.

El vehículo que pilotaba se salió de la trazada arrollando a varios de los numerosos espectadores que presenciaban la prueba en una zona ciertamente espectacular, de los cuales dos fueron los que se llevaron la peor parte. Uno sufría, según las primeras estimaciones, algún tipo de contusión en un tobillo, mientras que el otro tenía, en principio, alguna fractura. Ambos fueron trasladados a Sierrallana en una de las ambulancias presentes en la prueba, que había sido organizada por la peña corraliega Ojeda Sport.

En Grecia

Por otra parte, el piloto finés Mikko Hirvonen (Ford) se mantiene líder del rally Acrópolis, séptima cita del mundial, después de que abandonaran todos los que podían inquietarle en la lucha por la victoria.

La lista de bajas la inició el francés Sebastien Loeb (Citroën), cuando era tercero, la continuó el español Dani Sordo (Citroën), cuando era segundo a sólo tres segundos, y posteriormente la continuó el noruego Petter Solberg (Citroën), cuando era segundo. Así, por el momento queda segundo el francés Sebastien Ogier (Citroën) a 1:40.1, mientras que en tercera posición se encuentra el finlandés Jari-Matti Latvala (Ford) a 2:44.2.

A Hirvonen se le podría describir como un tipo afortunado. Ayer todo aquel que pudo inquietarle en la lucha por la victoria sufrió de problemas. El primero en borrarse de la lucha fue Loeb, en el primer tramo. En una curva en sexta se pasaba en la apertura en la salida y golpeaba una piedra que le catapultaba para dar varias vueltas de campana.

Así, la lucha se centraba entre el escandinavo y Sordo, que mucho tiempo después tenía carta blanca por parte del equipo para atacar la victoria. Su función de segundo de Citroën apenas le permite luchar por la victoria. Ayer ya no tenía a su jefe de filas y estaba segundo a sólo tres segundos de Mikko. Pero una piedra se le interpuso en el camino, la misma que dejó en la cuneta a Henning Solberg, le tocó por dentro de la rueda y le rompió un brazo de las suspensiones. El nuevo segundo era Petter Solberg, que por fin tenía una alegría después de empezar el año con el pie cambiado. Eso hasta que en el penúltimo tramo rompió también la suspensión.