Barroso recibe el apoyo «masivo» de los Veintisiete

Los líderes de la UE respaldan al portugués de cara a un segundo mandato al frente de la Comisión Europea

AGENCIAS |BRUSELAS
De derecha a izquierda, primera fila: el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero; el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso , y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, posan durante la foto de familia de la Cumbre de la Unión Europea en la sede del Consejo Europeo en Bruselas, / Efe/
De derecha a izquierda, primera fila: el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero; el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso , y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, posan durante la foto de familia de la Cumbre de la Unión Europea en la sede del Consejo Europeo en Bruselas, / Efe

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han alcanzado durante el primer día de la cumbre que celebran en Bruselas un acuerdo político para designar a José Manuel Durao Barroso para un segundo mandato de cinco años al frente de la Comisión Europea, aunque lo hicieron a través de un enrevesado procedimiento que no culminará hasta mediados de julio. Barroso es el segundo presidente del Ejecutivo comunitario que repite, tras el francés Jacques Delors.

"Estoy contento de que Barroso haya recibido un apoyo unánime de los jefes de Estado y de Gobierno", ha anunciado el primer ministro checo, Jan Fischer, en rueda de prensa al término de la reunión. Ha explicado que los líderes europeos han dado un mandato a la presidencia checa y a la futura presidencia sueca para que negocien con el Parlamento Europeo con el objetivo de que la designación de Barroso se formalice "lo antes posible".

Si se constata que hay una mayoría simple en la Eurocámara a favor de Barroso, la hipótesis que se maneja es que se aprobará la decisión jurídica que lo nombra por procedimiento escrito, es decir, sin necesidad de una nueva cumbre, y se someterá a ratificación del pleno del Parlamento en la semana del 14 de julio. "Estoy muy orgulloso del apoyo unánime que he recibido de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE", ha dicho Durao Barroso tras ser designado. "Más que orgulloso, estoy emocionado. Fue un momento muy importante para mí recibir ese apoyo con palabras impresionantes de ánimo y reconocimiento del trabajo que ha hecho esta Comisión en circunstancias muy difíciles", ha subrayado.

Respaldo unánime

El presidente de la Comisión ha destacado que le apoyaron jefes de Estado y de Gobierno de todas las familias políticas, desde la extrema izquierda hasta la derecha, entre ellos el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. A juicio de Barroso, este respaldo unánime demuestra que "es posible unirse ante valores y principios comunes, y eso es Europa". El presidente Zapatero está "satisfecho" con la reelección de Barroso porque era su "apuesta" para seguir dirigiendo el Ejecutivo comunitario, tal y como había repetido en público en diversas ocasiones, según han informado fuentes gubernamentales.

Tanto socialistas como verdes han anunciado que votarán en contra de Barroso. Le reprochan que fuera el organizador de la cumbre de las Azores, donde se decidió el inicio de la guerra de Irak, que no tenga capacidad de iniciativa y se pliegue sistemáticamente a los intereses de los Estados miembros, y que hasta la crisis abogara por la desregulación y reaccionara tardíamente al hundimiento de los mercados financieros. Pese a este rechazo, todo apunta a que el presidente de la Comisión podrá conseguir una cómoda mayoría en la Eurocámara sumando conservadores, parte de los liberales, soberanistas e incluso algunos socialistas. El Partido Popular Europeo (PPE) ha reiterado su apoyo a la candidatura de Barroso "no sólo porque es el mejor candidato sino también porque en este momento de crisis económica y financiera global es importante mantener la estabilidad en las instituciones comunitarias y un liderazgo fuerte".

Programa para todos los gustos

Barroso, único candidato al puesto, pasó antes de ser designado un examen ante los jefes de Estado y de Gobierno, a los que les presentó un esbozo de sus prioridades políticas para los próximos cinco años. En su programa incluye la necesidad de "proteger" los intereses europeos y reforzar la regulación del sistema financiero, tal y como le habían pedido el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y la canciller alemana Angela Merkel.

Al mismo tiempo, ha enfatizado la necesidad de evitar cualquier medida que conduzca al "proteccionismo económico", un guiño dirigido al primer ministro británico, Gordon Brown. "En tiempos de crisis necesitamos más que nunca una UE fuerte y una Comisión fuerte. Necesitamos más, y no menos, Europa", asegura Barroso.