Berlusconi se defiende: «No soy un santo»

'Il Cavaliere' confía en que los medios lo entiendan y dejen de 'rebuscar' en su vida privada

EFE |ROMA
Silvio Berlusconi, primer ministro italiano./ Efe/
Silvio Berlusconi, primer ministro italiano./ Efe

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha asegurado que no es "un santo" algo que, a su juicio, debería entender el diario La Repubblica, cuyo grupo editorial ha publicado grabaciones de sus conversaciones con la prostituta de lujo Patrizia D'Addario.

El semanario L'Espresso, que forma parte del mismo grupo de comunicación que el diario La Repubblica, ha publicado esta semana varios documentos sonoros de las conversaciones entre Berlusconi y D'Addario, registrados por la propia prostituta.

El abogado de Berlusconi, Niccolo Ghedini, apuntó tras la publicación de las primeras grabaciones que las autoridades judiciales deberían verificar cómo los documentos sonoros han llegado a estar en posesión de periodistas, algo que considera "ilícito". Ghedini anunció asimismo "todas las acciones legales" contra cualquiera que recoja el material.

Las grabaciones, que están en posesión de la Fiscalía de Bari, recogen las voces de D'Addario, la de un hombre que el semanario atribuye a Berlusconi y la de Giampaolo Tarantini, el empresario que, según varias informaciones de prensa, procuraba mujeres para las fiestas del primer ministro.