El concurso veraniego 'Los últimos 20 metros' se estrena en Antena 3

El prsentador madrileño Oscar Martínez, conductor desde hoy del nuevo espacio, asegura que «de los bacatazos te repones al día siguiente»

CHUSA L. MONJAS| COLPISA/MADRID
Óscar Martínez, presentador del nuevo programa. / DM/
Óscar Martínez, presentador del nuevo programa. / DM

Oscar Martínez es de los de 'tirar p'alante» y de los que aprenden más de los errores que de los éxitos. «Todos los grandes gurús de la televisión han tenido fracasos. Esta profesión es como el fútbol, cuando metes goles eres el mejor, pero cuando no entra la pelota en la portería...», comenta con humor el presentador madrileño, que este miércoles vuelve a dar la cara en Antena 3 con el concurso 'Los últimos 20 metros'. Para la que es su gran apuesta de entretenimiento para este estío, la privada ha confiado en el que durante cuatro años colaboró con Ana Rosa Quintana en Telecinco.

«Es bueno apostar algo nuevo. Es más divertido intentar hacer cosas nuevas. Antena 3 es la primera cadena que estrena este formato creado por Endemol UK y adaptado por Gestmusic en el que yo me encuentro muy cómodo. Es un concurso muy divertido que me supone un reto porque paso por muchos registros. Los participantes tienen que contestar preguntas de cultura general y someterse a espectaculares pruebas físicas, la parte que más me gusta. Yo las he probado todos, también lo hice en 'Supervivientes. Honduras' porque es una forma de vivir el programa en el que estás más de cerca», declara el comunicador madrileño.

El ex rostro del fallido 'La vuelta al mundo', reality de viajes en el que también ejerció de productor, vuelve a dar la cara en la privada, a la que llegó tras despedirse de Telecinco. «Claro que echo de menos cosas, a mi Ana Rosa, con la que hablo de vez en cuando, a los amigos... Pero en Antena 3 estoy feliz. No me arrepiento de haberme ido, tome la decisión con todas las consecuencias. Además, el fichaje de Joaquín Prat ha sido un acierto», asegura Martínez, que comenzó en Telemadroño y, excepto en Cuatro y laSexta, ha estado en todas las televisiones.

No oculta que el miedo al fracaso está ahí y que se «empolla» las audiencias. «Vivimos de ellas. Los presentadores aportamos muy poquitos a que un espacio funcione o no. Raro es el caso en que el tirón está en el presentador. En este país sólo se sigue al médico, al peluquero y a los profesionales de la radio, pero en la tele, si ves un formato o una serie, es porque te gusta», asegura.

Convencido de que 'La vuelta al mundo' volverá a estar en antena -«hay que hacer los programas con tiempo y presupuesto», apunta-, Martínez, que nunca se ha visto como el 'clon' de Emilio Aragón, tiene varios proyectos en cartera: un concurso protagonizado por parados y un espacio que pondrá la cámara en un equipo de fútbol formado por famosos. El, menos en informativos, se ve en todo y se prepara para «lo que está por venir. El que no se espabile, se queda atrás», advierte.

El presentador tiene muy presente que la mayoría de los estrenos no encuentran su sitio. «Todo está muy repartido. Se arriesga menos y se gasta menos dinero. Ahora se hace la tele que se puede, no la que se quiere. 'Los últimos 20 metros' se ha podido hacer porque Antena 3 ha repartido los costes entre varios países».

Desafíos con riesgo

Hoy, tras las 'Noticias 2', Antena 3 lanza 'Los últimos 20 metros', entretenimiento y espectáculo en el que los cinco concursantes que competirán durante las próximas seis semanas combinarán agilidad, habilidad y conocimientos para hacerse con un premio de 50.000 euros.

Antena 3 se adelanta al resto de las televisiones -a partir de septiembre el concurso se ofrecerá en diez países y en enero llegará a Estados Unidos a través de la CBS- con este producto en el que sus protagonistas se enfrentarán a enigmas que se resuelven a través de pistas, toboganes resbaladizos, puentes y ventiladores, entre otros obstáculos que impiden avanzar. Y es que las pruebas exigen unos concursantes preparados físicamente y resistentes. Para las cuatro pruebas que hay en cada edición se van dando unas pistas -hasta ocho como máximo- y en el momento que saben la respuesta, comienza una prueba física que se extiende a lo largo de 20 metros, y en cuyo final está el pulsador al que han de llegar para dar la solución correcta a las pistas planteadas.

«Tenemos una UVI móvil. El equipo médico trabaja más que yo.

Hemos tenido algunos percances sin importancia como calambres y torceduras porque algunos desafíos tienen riesgos, pero en ningún caso se corre peligro», avisa Martínez, que tiene que estar preparado «para lo que pueda pasar. Se va a vivir una locura. Hay tensión, humor, risa...» desvela.

Fotos

Vídeos