'La Felices' ya está en casa

La santanderina forma parte del elenco de 'El pisito', la producción número cien de Juanjo Seoane que mañana se estrena en la sala Pereda

MARIÑA ÁLVAREZSANTANDER
La actriz María Felices, ayer, en las barandillas de la Playa de la Concha, en un descanso entre los últimos ensayos. / ROBERTO RUIZ/
La actriz María Felices, ayer, en las barandillas de la Playa de la Concha, en un descanso entre los últimos ensayos. / ROBERTO RUIZ

Al fin llegó María Felices (Santander, 1973), lista para repisar la sala Pereda del Palacio de Festivales en el estreno de 'El pisito', aupada por quinta vez por el productor, también santanderino, Juanjo Seoane que, a su vez, regresa a su tierra para celebrar su producción número cien.

Con perdón de Pepe Viyuela, Teté Delgado o Asunción Balaguer, para buena parte del patio de butacas mañana la protagonista será ésta de aquí, la que afirma que «nunca seré Julieta» y que «el sentido del humor es la máxima de mi vida». Le va el pelo el apellido a la actriz, conocida como 'La Felices' en la profesión. Ayer llegó vestida con todos los colores del mundo y con la chispa en la lengua para alegrar la tarde tan gris y hablar de la tragicomedia dirigida por Pedro Olea en la que se ha visto envuelta. Está «emocionada» por volver al mismo escenario en el que gestó su carrera, «encantada» por estrenar en su ciudad natal y consciente de que la gente que la quiere está deseando volver a verla: «sé que vendrán muchos amigos, pero por ahora estoy muy tranquila, aunque ya veremos cuando se levante el telón...».

De «superviviente»

Después de recorrer España con 'Filomena Marturano' -también de su descubridor-, al fin ha podido quitarse de encima el papel de criada pizpireta y cambiar de registro con Rosa, «una superviviente» madre de familia numerosa en los difíciles años de la posguerra.

En 'El pisito', una pareja ya cuarentona (Delgado y Viyuela) busca hogar para poder casarse de una vez. La novia sigue compartiendo cuarto realquilado con su hermana (Felices), preñada del séptimo, su cuñado y toda la prole de ambos. El novio, a su vez, espera a que su octogenaria patrona, doña Martina (Balaguer), se muera para que les deje el piso, que en Madrid los precios están imposibles... Así de actual suena el argumento de la adaptación para la escena del libro de Rafael Azcona, que conserva los toques de humor de su autor, «esa capacidad tan española de reírnos de nuestras propias desgracias», cuenta Felices, la de la risa perpetua, que después de 13 años sobre los escenarios ya está pidiendo a gritos un papel extenso «porque tengo muchas más cosas que ofrecer».

Aspira a «disfrazarme siempre», a no bajarse jamás de las tablas y a no sucumbir «encasillada», aunque asegura que, por su aspecto racial y su voz, le pega interpretar a mujeres «duras y fuertes».

Otras 'julietas' habrá para Felices que casen con su brío y entusiasmo. Por el momento, como aquella otra, está «agradecida y emocionada» por volver a Santander después de casi tres meses de ensayos en Madrid, que a pesar del calor ha sido para ella un periodo «muy gozoso» bajo la dirección de Olea, «que nos ha dejado libertad para jugar y buscar otros matices» y con un papel que, aun secundario, «me entusiasma».

En el Palacio de Festivales de Santander podrá rememorar sus tiempos de estudiante, y aquel montaje de 'La Casa de Bernarda Alba', dirigido por Ramón Calleja, que le valió «el fichaje» de Seoane. Después de trabajar en la compañía La Machina dio el salto a Madrid con su primera participación con el productor cántabro en 'Los caciques'.

De su mano continuó con 'Casa con dos puertas mala es de guardar', 'La casa de los siete balcones', 'Filomena Marturano' y, ahora, 'El pisito', otra vez con Seoane, «mi familia teatral, mi segunda casa», dice, un hombre que sabe formar «equipos de trabajo muy humanos» y que también valora, a la hora de elegir a sus actores, «que seamos buenos compañeros, sepamos convivir...». Son muchas horas compartidas con la misma gente, cientos de viajes y funciones, y en el caso del elenco de 'El pisito', María Felices está convencida de que «funcionará de maravilla, porque ya somos una familia bien avenida».

Funciones

La hora de la verdad será mañana miércoles, a las 21.00 horas; y se repetirá el jueves, en dos sesiones, a las 18.00 y a las 21.00 horas. Luego, unos días de descanso antes de estrenar el día 4 de septiembre en el Teatro Marquina de Madrid, donde les espera una larga temporada de funciones diarias antes de la gira por teatros de toda España. Todo un planazo para la actriz María Felices, la que siempre disfruta «haciendo a la gente feliz» y la que a estas alturas ya ha comprendido «que yo soy teatro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos