Los integrantes de la Peña El Burladero no se consideran personas violentas

Algunos vecinos llamaron «proetarras» a los integrantes antitaurinos vascos. La alcaldesa defiende la libertad de expresión, «pero no fue el día oportuno»

ROBERTO ALONSOAMPUERO
Pancartas antitaurinas contra un capote y recreaciones de cabezas de toros. /R.A./
Pancartas antitaurinas contra un capote y recreaciones de cabezas de toros. /R.A.

La presidenta de la Peña El Burladero, Amaya Fernández, aclaró ayer que los miembros de este colectivo, que aglutina a más de cien vecinos, no son personas violentas y respetan la libertad de expresión de cualquier idea, incluida la antitaurina. «Lamentamos desde La Peña El Burladero los desagradables incidentes que tuvieron lugar el pasado domingo en la Plaza Mayor de Ampuero. No obstante, debemos hacer una serie de puntualizaciones que es necesario que conozca la opinión pública», incidió.

Amaya Fernández declaró que «no sólo los miembros de la peña, también cientos de vecinos ampuerenses que se encontraban en la plaza pudieron ser testigos de las provocaciones e insultos que dirigieron los manifestantes. Provocaciones como la de grabar en vídeo a todos los vecinos que se encontraban allí sentados en varias terrazas de bares para luego difundirlos como han hecho en Internet. Este fue el origen de los desafortunados hechos que acontecieron posteriormente».

La presidenta puntualizó que no hubo agresiones físicas como tal, sí empujones, insultos por ambas partes y forcejeos. «Prueba de ello es que la propia Guardia Civil no denunció por este hecho a ninguna persona», señaló.

En este sentido, la presidenta de Huellas Cantabria, Russell Simoni, especificó que «algunos agredidos fueron a Urgencias por heridas de las que sangraban y tienen intención de denunciar lo sucedido en la Guardia Civil».

La presidenta del colectivo Huellas Cantabria criticó a la Guardia Civil «por el escaso control policial». Desde el Burladero respaldan el comportamiento correcto que tuvieron los agentes de la Benemérita «porque, a pesar de que el número de efectivos no era elevado, gracias a su actuación el asunto no pasó a mayores».

«Otra muestra de la provocación del colectivo antitaurino es el hecho de anunciar que el año que viene volverá a manifestarse en Ampuero para acabar con nuestra fiesta y con los que la apoyamos, la gran mayoría, a la que nos calificaron como sádicos de mierda», incidió Fernández.

Caer muy bajo

Rusell Simoni se quejó, en nombre de sus compañeros, de que varios vecinos llamasen proetarras a los activistas antitaurinos vascos. De hecho, una mujer, desde el anonimato del enfrentamiento dialéctico, comentó en alto que «había batasunos a los que la Guardia Civil estaba defendiendo y luego les asesinaban».

Para Simoni, «es fácil usar esta descalificación cuando se trata de gente de Bilbao. Nada tiene que ver un hecho con otro. Es caer muy bajo y una vergüenza», opinó esta joven, que se muestra partidaria de luchar, de forma pacífica, contra toda manifestación de violencia contra los animales.

Pero, aquí no acaba la actividad de estos grupos antitaurinos, ya que concretaron que también estuvieron en contra de la Guerra de Irak y lo están de la lapidación de mujeres, además de colaborar con iniciativas solidarias con la tercera edad y otros sectores de la ciudadanía.

El Burladero quiere olvidar lo sucedido y centrarse en las fiestas que comenzarán el próximo viernes, 4 de septiembre, con el tradicional chupinazo. «Invitamos a todo el mundo para que comprueben en primera persona que en Ampuero no se maltrata a los animales», comentó. Miembros de dos peñas taurinas, Los Templarios y El Chupizano, serán los encargados de dar comienzo a la fiestas de la Virgen Niña en un acto que acogerá el Ayuntamiento, a las 20.00 horas.

En cuanto a lo sucedido el domingo, Simoni, que se encontraba ayer nerviosa por la trascendencia de los sucesos, declaró que «si llego a saber que pasa esto, no vamos». Aun así, defiende que estamos en un estado de derecho, donde existe libertad de expresión. «No me gusta que con dinero público se financien estas cosas y estamos en contra de todo espectáculo en el que se utilicen animales, lo cual incluye a los encierros, donde hay mucha gente que ha muerto y el animal al estar acorralado, trata de defenderse».

Sánchez Dragó

Según adelantó Simoni «la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquía tiene un estudio en el que demuestra que el toro sufre, vomita sangre y acaba con los pulmones llenos de sangre y se le cortan las orejas y el rabo cuando todavía esta vivió». Así, la portavoz de Huellas Cantabria quiere salir al paso sobre las recientes manifestaciones del escritor Fernando Sánchez Dragó en las que aseguró que el toro no sufría durante la corrida.

Los representantes antitaurinos insistieron en que ellos fueron los que recibieron más insultos en una protesta legal permitida por la Delegación del Gobierno en Cantabria y añadieron que el joven atropellado por el autobús fue debido a que se metió en la carretera para romper una luna que salpicó de cristales al conductor.

La alcaldesa de Ampuero, Nieves Abascal (PSOE), declaró que no esperaba esta reacción, que en su opinión no hubiese pasado en otro momento. Para la regidora municipal es un incidente que no volverá a suceder. Abascal recordó que «vivímos en un estado democrático y no se pueden prohibir estas concentraciones. Las dos partes se deben respetar». Al mismo tiempo, matizó que Ampuero tiene una gran tradición y cultura taurina «y hay que entender que los ciudadanos se preparan para sus fiestas».