Una magnífica temporada

La cifra de jabalíes abatidos supera ya con creces el medio millar de ejemplaresEl último fin de semana se saldó con tres cupos en los montes lebaniegos de Arabedes, Milebaños y Bicobres Norte

F. FERNÁNDEZ-CUETOSANTANDER.
Componentes de la cuadrilla 93 de Felipe González, con los jabalíes abatidos en Montequemao. ::
                             DM/
Componentes de la cuadrilla 93 de Felipe González, con los jabalíes abatidos en Montequemao. :: DM

Noviembre suele ser, habitualmente, el mejor mes para la caza en Cantabria. El monte ya está bajo, los fríos no son demasiado intensos, los perros ya están en plena forma... vamos, que se dan todas las condiciones para que cualquier cacería de jabalí se desarrolle en las mejores condiciones posibles. Y si, además, abundan los suidos, pues miel sobre hojuelas.

Esto es lo que ha ocurrido el mes pasado en la Reserva del Saja (y en el resto de zonas de la región en donde la práctica de la caza de jabalí tiene también una arraigada tradición). Han sido muchas las cacerías en las que los aficionados se han divertido. En unas se habrá 'tocado pelo' y en otras no, pero lo cierto es que en la mayor parte de las batidas que se han efectuado ha habido movimiento. Y es que los jabalíes, poco a poco, están volviendo a colonizar zonas en las que hace apenas unos años encontrarse con un ejemplar era casi como que a la cuadrilla en cuestión le tocara la lotería.

En la presente temporada, algo que ha quedado bien patente durante el último mes, ha sido rara la cacería en la que no se han levantado jabalíes. Pocos o muchos, pero se han movido. Y esto sirve para afirmar que una adecuada política de control de las capturas, promovida y alentada en muchos casos por los propios cazadores, puede ser muy positiva. Y si no que se lo pregunten a los aficionados de la cuenca del Besaya, a los de la parte baja de Cabuérniga o a los de algunas zonas de Campoo, que sin duda recordarán tiempos mucho peores.

Como consecuencia, por un lado, de la abundante población de jabalíes, y, por otro, del control de los abates en las últimas campañas, el número de capturas en la presente temporada está siendo magnífico.

Son ya 542 los jabalíes que han sido cazados en los diferentes montes de la Reserva del Saja. Todavía quedan más de dos meses de actividad por delante y ya se ha llegado a la mitad del récord. Seguro que cuando la campaña toque a su fin allá por los primeros días de febrero, la cifra de animales abatidos será histórica en este espacio cinegético de la Cantabria.

La última semana

Durante el pasado fin de semana brillaron especialmente tres montes lebaniegos: Arabedes, Milebaños y Bicobres Norte. En los tres se firmó el cupo de 8 jabalíes establecido. Barcenilla Carrascal, otro buen lote de Liébana, aportó seis animales más a la cuenta de resultados provisional de la Reserva. Tampoco fueron mal las cosas en lotes como Casal Este, al que se le quitaron cuatro cerdos salvajes, Frente y Navas, que dio tres, o Montequemao, un lote emblemático del valle de Iguña, en donde los hombres que capitanea Felipe González mataron dos jabalíes. Lo dicho, una magnífica temporada.

Fotos

Vídeos