Palacio apela a la cooperación institucional

«De las reformas de los estatutos ya no cabe esperar grandes transferencias, ni muchas competencias nuevas» El Parlamento acogió el acto para celebrar la entrada en vigor de la Constitución Española

ISABEL AROZAMENASANTANDER.
Palacio pronuncia su discurso en el patio del Parlamento en el que se pudieron ver muchas sillas vacías. ::
                             ANDRÉS FERNÁNDEZ/
Palacio pronuncia su discurso en el patio del Parlamento en el que se pudieron ver muchas sillas vacías. :: ANDRÉS FERNÁNDEZ

El presidente del Parlamento, Miguel Ángel Palacio, apeló ayer a la cooperación institucional como una «herramienta mágica» para acabar con la crisis y construir un «orden económico y social más justo».

Palacio, que pronunció en el Parlamento el discurso institucional para conmemorar el 31 aniversario de la Constitución Española, se mostró convencido de que la humanidad inicia «una nueva era» en la que debe primar «el principio de cooperación entre las distintas instituciones». Advirtió que «ya no es uno solo el centro de decisión», son múltiples y citó al Estado, las autonomías y los ayuntamientos.

El jefe del Legislativo defendió el Estado cooperativo ya que, a su juicio, la colaboración, y no sólo la confrontación, «puede producir réditos políticos y reconocimiento ciudadano». Puso como ejemplo el reconocimiento de la Universidad de Cantabria como campus de excelencia internacional.

«Necesitamos la cooperación para salir fuertes de la crisis económica, cooperación para terminar cuanto antes con el paro, cooperación para alcanzar la eficiencia energética, cooperación para elevar el nivel educativo de los ciudadanos, cooperación para facilitar la lucha contra el cambio climático, cooperación para iniciar un cambio del modelo productivo y conseguir una sociedad avanzada, competitiva, solidaria, sostenible y con base en el conocimiento. Cooperación para que la acción política y administrativa resulte más económica, más eficaz», resaltó.

Palacio consideró que de las reformas de los estatutos de autonomía, «también cuando nosotros emprendamos la nuestra», ya no cabe «esperar grandes transferencias, ni muchas competencias nuevas. Creo que perderíamos una gran oportunidad si ese fuera el debate, si esa fuera la discusión».

Por el contrario, se inclinó por incluir en esa reforma, prevista para esta legislatura, «nuevas formulas de cooperación institucional» acordes con la realidad de Cantabria.

Cuando los grupos parlamentarios decidan emprender la reforma estatutaria, apuntó, «hará falta la política» para que el nuevo Estatuto coloque en su lugar a los ayuntamientos. Defendió que se garantice la autonomía local con el objeto de que los municipios participen en las políticas de la comunidad.

Estimó «apasionante» constatar cómo una «comunidad como la nuestra se considera segura, se enfrenta al futuro, y no teme nada, porque tiene toda su confianza puesta en la Constitución y en el Estatuto de Autonomía».

Cooperantes y Sáhara

El presidente del Parlamento tuvo palabras de solidaridad con los cooperantes catalanes secuestrados en Mauritania y con la activista saharaui Aminatu Haidar.

Precisamente un grupo de integrantes del colectivo Cantabria por el Sáhara se concentró a las puertas del Parlamento, al comienzo del acto, en apoyo a Haidar que se encuentra en huelga de hambre porque las autoridades marroquíes no le permiten regresar a su casa con su familia. El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, que se acercó a conversar con una portavoz del colectivo de apoyo a la activista sharaui, se mostró esperanzado de que Haidar «pueda volver a su pueblo» al tiempo que instó al Gobierno de España a que siga poniendo «todos los medios» para resolver esta situación con Marruecos.

Por otra parte, la Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria ( ADIC ) criticó que el discurso del presidente del Parlamento plantee una reforma «acomplejada y alicorta» del Estatuto. La asociación cantabrista mostró su respeto a la figura de Palacio pero matizó que la reforma debe abarcar aspectos relacionados con la identidad y las competencias, frente a las tesis del presidente del Parlamento.