Querella por insultar a una técnico municipal usando Internet

El Pleno ratificó ayer el proceso seguido contra Ignacio Allende, vecino de Madrid, alias 'torbe', por ofensas a mujeres de Torrelavega

N. BOLADOTORRELAVEGA.

El Ayuntamiento de Torrelavega ha iniciado un nuevo proceso judicial, el segundo, en este caso defendiendo a una técnico de la Agencia de Desarrollo Local, por los insultos, vejaciones y falacias que contra su persona se vierten a través de los comentarios de noticias que aparecen publicados en Internet. Juan José González, concejal responsable de este departamento, dijo ayer que «ésta no es más que la primera de una serie de acciones que se llevarán a cabo contra quienes, amparándose en lo que creen que es un anonimato, están perjudicando la imagen de personas que no pueden defenderse». Detrás de estos hechos -siempre según la misma fuente- puede haber un «interés sindical», incluso, González manifestó su convencimiento de que saben quien es el autor de las difamaciones.

La denuncia ha seguido el trámite habitual, y según la misma fuente, ya ha sido admitida a trámite por el Juzgado. Este hecho se produce después de que, también propiciado por el Ayuntamiento, se haya llegado hasta el final de un proceso judicial, penal, del que ayer se dio cuenta al Pleno de la Corporación.

Como ya adelantó EL DIARIO MONTAÑÉS, en su número del martes, se ha logrado un acuerdo extrajudicial, al que ha accedido Ignacio Allende Fernández, alias 'torbe', poco antes de entrar a ser juzgado por la vía penal, al que el Ayuntamiento identificó, por haber vejado, con imágenes y comentarios a concejalas y jóvenes de Torrelavega, entre ellas una persona con discapacidad, en una página que tituló, en 2006, 'feas de Torrelavega'. La paciencia de la que ha hecho gala el Ayuntamiento, que puso el caso en manos de sus servicios jurídicos, dirigidos por el letrado municipal, Pedro Anillo Abril, de la policía y de los jueces, le llevó a identificar a Ignacio Allende Fernández, residente en Madrid, con una página web alojada en un servidor de Canadá, y que fue detenido en su domicilio por la policía, permaneciendo cinco días en el calabozo y debiéndose presentar, todas las semanas, en el Juzgado, para firmar.

Durante estos cuatro años, y justo cuando se iba a iniciar el proceso judicial, por la vía penal, accedió a un acuerdo extrajudicial, pagando una multa y pidiendo públicamente perdón, en su página, a las personas ofendidas.

El equipo de Gobierno, que ayer obtuvo el respaldo de la Corporación al proceso llevado a cabo, está dispuesto, como lo ha hecho ahora con similares insultos y ofensas a través de Internet, a perseguir a los autores de estos cobardes anónimos.

Apoyo de la Corporación

En este sentido, Ildefonso Calderón, por el PP, felicitó al Ayuntamiento por «defender la dignidad de los torrelaveguenses, como ciudadanos pero, sobre todo, como personas». Igualmente alentó, y felicitó, a los servicios jurídicos municipales «porque no han parado en su empeño de desenmascarar a individuos como estos que se esconden para agredir verbalmente a las personas, y lo han hecho», añadió, «sabiendo lo difícil que es tener éxito en estas cuestiones tan enmarañadas como Internet». Finalmente pidió al equipo de Gobierno, «y a los ciudadanos en genera, que acudan a la Justicia para que caiga todo el peso de la ley sobre estas personas».

El portavoz del PRC, Pedro García Carmona, explicó a este periódico que su grupo «apoya todas las manifestaciones que permitan la libertad de expresión pero también apoyamos, y apoyaremos, que se persiga con todos los medios legales a a quienes transgreden esa línea del respeto, que sobre ellos caiga todo el peso de la ley, y más contra quien lo hace amparándose en el anonimato; eso no es libertad».