Cacerolada, abucheos y gritos de protesta a las puertas del Parlamento

Foto: Andrés Fernández | Vídeo: Héctor Díaz/
Foto: Andrés Fernández | Vídeo: Héctor Díaz

Algo más de un centenar de miembros del movimiento del 15-M se han concentrado de forma pacífica a las puertas del Parlamento de Cantabria. Junto a ellos, medio centenar de miembros de la Asociación de Maltratados por la Administración (AMA) piden a gritos a los nuevos parlamentarios que las leyes no sean "papel mojado"

E.P.Santander

Cerca de ciento cincuenta 'indignados' del movimiento 15-M se han concentrado de forma pacífica este jueves a las puertas del Parlamento de Cantabria para advertir a los políticos de que "les están vigilando" y de que "se les acabó la impunidad".

Ataviados con pancartas en las que se podía leer 'Os estamos vigilando' o '¡Peligro!: ciudadano indignado' y acompañados de algunos de los símbolos que han utilizado en sus propuestas, como cacerolas, silbatos, narices de payaso o flores rojas, los 'indignados' han abucheado a algunos de los diputados a su entrada al Parlamento, aunque sin que se hayan producido incidentes.

Dos filas de efectivos de la Policía Nacional --una más próxima a los indignados y otra en torno a la fachada del Parlamento-- han evitado que los miembros del 15M se hayan podido acercar a los parlamentarios.

Los indignados han ido llegando escalonadamente a las puertas de la Cámara, ubicada en la calle Alta, desde las 16.30 horas aproximadamente, si bien su presencia se ha intensificado cuando faltaban apenas diez minutos para el comienzo de la sesión para la constitución del nuevo Parlamento, que se ha iniciado a las 17.00 horas.

Sus protestas y gritos, con consignas como 'Lo llaman democracia y no lo es', 'Mucha corbata, poca vergüenza' o 'Que no, que no, que no nos representan', han continuado después de iniciarse el Pleno de constitución del Parlamento.

Según ha explicado Pablo Oria, portavoz en funciones de los indignados, en declaraciones a los medios de comunicación, los políticos "tienen que darse cuenta de que están al servicio de las personas y no al servicio de los intereses privados de quien puede presionar porque tiene poder".

Además, ha asegurado que las protestas y la presencia de los indignados debe "mantenerse" y "crecer" ya que, en su opinión, se ha "echado en falta durante mucho tiempo y hay que aprovechar el impulso surgido" en torno al Movimiento 15-M.

Sobre el cambio político en Cantabria, ha señalado que "el problema no es de partidos" sino de cómo funciona el sistema y la clase política.

"No hay que distinguir entre un partido y otro. En realidad lo que hay que cambiar es el sistema, la estructura, la forma de funcionar y la filosofía de la clase política. Eso es lo que estamos exigiendo hoy aquí", ha dicho.

Por otra parte, Oria ha insistido en que forman parte de un movimiento "pacífico" y que "no acepta el uso de la violencia".

"Queremos dejarlo muy claro", ha afirmado este portavoz, quien ha opinado que lo que ocurrió ayer en Barcelona, donde se registraron enfrentamientos entre los 'indignados' y la Policía a la entrada del Parlamento catalán, fue "inaceptable".

"No aceptamos la violencia, tanto si procede de la Policía como de los manifestantes", ha asegurado.AMA pide que las leyes no sean "papel mojado"

En torno a medio centenar de miembros de la Asociación de Maltratados por la Administración (AMA), que agrupa a los afectados por sentencias de derribo en Cantabria, se han concentrado este jueves frente al Parlamento regional, en el día de la constitución de la nueva Cámara, para recordar a los políticos que "siempre les van a tener delante pidiendo Justicia" para que no se derriben sus viviendas ya que "no están dispuestos a llorar a escondidas" mientras se las tiran.

Así lo ha afirmado el portavoz de AMA, Antonio Vilela, quien ha indicado que los afectados por este problema "empiezan sus protestas" desde el primer día del nuevo Parlamento y advierte de que "les van a tener allí" en sesiones posteriores porque "saben perfectamente quiénes son los culpables" de los derribos de sus casas: "el Gobierno de Cantabria y los ayuntamientos".

A preguntas de los periodistas, Vilela ha afirmado que "espera" que el PP "cumpla" las propuestas que hizo la pasada legislatura cuando estaba en la oposición para solucionar el problema y ha confiado en que estas medidas "se puedan presentar lo antes posible" en el Parlamento regional porque "los derribos son inminentes".

Los afectados por los derribos han reclamado a gritos frente a la Cámara regional que las leyes que aprueba el Parlamento no sean "papel mojado" como, a su juicio, ocurre actualmente y tengan aplicación en las resoluciones de los jueces.

Los manifestantes de AMA, que ha tenido menor presencia que los 'indignados', han coreado también consignas como 'Parlamento, este es el momento' o 'Derribos, no'.