Villarina se pone morada de cerezas

Vídeo: Fundación Oso Pardo/
Vídeo: Fundación Oso Pardo

La patrulla de la Fundación Oso Pardo ha localizado a esta osa y ha confirmado su perfecta adaptación a la vida en libertad

R.C.Santander

Los osos cantábricos sienten pasión por las cerezas. En estos últimos días de junio las patrullas de la Fundación Oso Pardo (FOP) lo comprueban al observar a varios osos subidos a los árboles en pleno festín de cerezas, desde Liébana, en Cantabria, hasta los Ancares de Lugo o muchas zonas de Asturias.

La osa que vemos en estas imágenes no es una osa cualquiera. Es Villarina. Su avistamiento siempre es motivo de satisfacción para sus muchos seguidores. Villarina fue encontrada en una cuneta de Somiedo por dos turistas en junio de 2008. Tenía cinco o seis meses de vida, estaba herida de gravedad y muy desorientada.

El Principado de Asturias se hizo cargo de la osezna, y el trabajo de los equipos veterinarios logró su recuperación completa. Villarina pasó un mes en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, un periodo clave para su recuperación, dada la experiencia del equipo veterinario con osos heridos.

En noviembre de 2008, en una experiencia pionera, Villarina fue liberada en el Parque Natural de Somiedo. La patrulla de la Fundación Oso Pardo la ha localizado habitualmente y ha confirmado su perfecta adaptación a la vida en libertad.

La última vez que la vieron fue este jueves, 23 de junio y a esa fecha corresponde esta grabación. Ahí está Villarina, en complicados equilibrios para alcanzar las ramas más cargadas de fruto.

Para la Fundación, la exitosa reintroducción de Villarina es un hecho esperanzador que ha marcado la pauta a seguir cuando se presenten casos similares.

Ahora mismo una osezna que ha sido bautizada con el nombre de Lara, también hallada en la zona asturiana, se recupera de las graves mordeduras que le infligió algún animal y los expertos confían en que pueda ser reintroducida en el medio natural como Villarina.

 

Fotos

Vídeos