La Audiencia revoca la orden de prisión provisional de Elisa Dopico

Foto: Javier Cotera/
Foto: Javier Cotera

La sección tercera de la Audiencia ha acordado la libertad de la exconcejal, que ingresó en el penal de El Dueso (Santoña) el pasado 17 de junio

EFESantander

La Audiencia de Cantabria ha revocado el auto de prisión provisional que dictó el juez de Instrucción número 2 de Castro Urdiales contra la exedil de Sanidad de ese municipio Elisa Dopico, a la que se acusaba de volver a amenazar a una trabajadora municipal que declaró en su contra en el "caso Trapur".

La sección tercera de la Audiencia ha acordado la libertad de la exconcejal, que ingresó en el penal de El Dueso (Santoña) el pasado 17 de junio cuando el juez Luis Acayro Sánchez ordenó su encarcelamiento porque entendía que podía haber sido la autora de una llamada telefónica amenazante a esa funcionaria, incumpliendo la prohibición cautelar de comunicarse o acercarse a ella.

La sección tercera de la Audiencia revoca la orden de prisión provisional porque entiende que los indicios en contra de la exedil son "muy débiles" y no se dan circunstancias que supongan un riesgo de fuga o de alteración o destrucción de pruebas.

Esa funcionaria municipal declaró en instrucción sobre la supuesta implicación de Dopico en el "caso Trapur" y estaba previsto que compareciera como testigo en el juicio que iba a celebrar la Audiencia de Cantabria la pasada semana.

Sin embargo, la sección primera de la Audiencia acordó suspender la celebración de ese juicio al ordenar que se retrotraigan las actuaciones precisamente respecto a Elisa Dopico porque, a juicio de los magistrados, se vulneró su derecho de defensa.

En esta causa de Trapur, por la presunta adjudicación irregular del servicio de desratización de Castro Urdiales, la Fiscalía imputa a Dopico supuestos delitos de prevaricación, cohecho y tráfico de influencias.

En un auto fechado en el día de hoy, y del que es ponente el magistrado Esteban Campelo, la Audiencia revoca la prisión provisional contra la exedil e incide en que esa medida debe estar inspirada en los principios "de necesidad, excepcionalidad, subsidiariedad, proporcionalidad y provisionalidad", a fin de "evitar" que esa orden "se convierta en ejecución anticipada de una pena".

Hay "pocos indicios"

El auto subraya que los indicios para considerar a Dopico como autora de esas amenazas "son pocos".

El magistrado explica que la funcionaria que denunció haber recibido esa llamada dijo que se escuchaba bastante ruido de fondo y que la voz se oía "distorsionada", aunque parecía de una mujer.

El auto apunta que esa empleada municipal no identificó a quien realizó esa llamada, y tampoco lo hizo el conserje que atendió el teléfono, que ni siquiera pudo acreditar si quien hablaba era un hombre o una mujer.

El magistrado indica que en el registro de las llamadas de Asuntos Sociales figuran dos llamadas del número de Dopico, pero considera que ese dato no "puede constituir indicio relevante de incriminación" para acordar el encarcelamiento provisional.

En este sentido, se añade que esas llamadas no van acompañadas de ningún otro "indicio de corroboración".

El auto recuerda que la exedil ha explicado que llamó a Asuntos Sociales para preguntar sobre unos viajes del Imserso para su madre y que pidió hablar con una educadora social que no es esa funcionaria.

"La Sala entiende que, aunque podrían concurrir los presupuestos legales que apoyaran la continuación del estado de prisión, los indicios (o por mejor decir el indicio) son muy débiles", resalta el auto, que acuerda estimar el recurso de la defensa de Dopico y revocar la orden de prisión provisional.

 

Fotos

Vídeos