La supresión del impuesto de sucesiones será realidad antes de fin de año

El Gobierno cántabro ha presentado ante el Parlamento el proyecto de ley. Ignacio Diego asegura que la medida generará riqueza y empleo. El Ejecutivo recaudará 1,5 millones menos al suprimir el impuesto

IRMA CUESTASantander

El Gobierno cántabro ha presentado ante el Parlamento el proyecto de ley para la supresión del impuestos de sucesiones. El presidente regional, acompañado por la consejera de Economía, ha asegurado esta mañana que antes de finalizar el año, la supresión será un hecho.

Ignacio Diego, que explicó la decisión de su Ejecutivo como el cumplimiento de un compromiso que los populares enmarcaron en el programa electoral, aseguró que la medida generará riqueza y empleo y defendió que los recursos deben mantenerse en manos de los ciudadanos.

"Las cargas fiscales deben tener como objetivo mantener el Estado del Bienestar y los servicios básicos", aseguró sin esconder la alegría de saber portador de una buena noticia.

Si la explicación política la cargó Diego sobre su espalda, a la consejera de Economía, Cristina Mazas, le tocó detallar en qué consiste la decisión gubernamental. La proposición templa una bonificación del 99 por ciento para transmisiones por muerte y las donaciones en vida.

En las transmisiones 'mortis causa' habrá dos modificaciones para reducir la fiscalidad de las familias y las transmisiones de empresas.

Así, para familias, se implementará una baja del 99 por ciento de carácter tributario para descendientes y ascendientes directos (incluidas parejas de hecho). Además, se producirá una reducción autonómica de la base imponible de transmisión de una empresa del 99 por ciento para ascendientes y descendientes directos y herederos.

También habrá dos modificaciones en las donaciones 'intervivos': un incremento de la bonificación de donaciones dinerarias para la creación de empresas y un incremento de la reducción a favor de transmisiones de la empresa.

Así, se bonificará un 99% a un padre que quiera dar dinero a su hijo para crear una empresa y también se favorece la transmisión de empresas con una bonificación del 99 por ciento hasta los primeros 100.000 euros para descendientes y adoptados para la puesta en marcha de una actividad económica, la adquisición de una empresa ya existente o la participación en determinadas entidades.

Estimaciones

Según las estimaciones de la consejera, y teniendo en cuenta la recaudación prevista en 2011 por este impuesto, se calcula que los ingresos por este concepto se reducirán en 1,5 millones de euros con respecto a los 56 estimados para este año.

Una vez registrado el proyecto en el Parlamento, Diego cree que la tramitación podría llevar "no más de sesenta días". Por eso, aunque ha apuntado que la actividad parlamentaria se suspenderá durante la campaña electoral, piensa que hay plazo para que la reforma esté aprobada antes de terminar el año, de forma que 2012 comenzará ya "sin este gravamen".

Diego ha subrayado que la supresión del impuesto de sucesiones y donaciones fue un compromiso electoral del PP y ha explicado que no se ha presentado antes porque el Gobierno ha estado "quitándose de encima" asuntos "urgentes" que les dejó el anterior Ejecutivo y, "en los ratitos", ha ido trabajando en su proyecto político.

El presidente ha señalado que este impuesto supone una "intromisión" en el "esfuerzo" de los ciudadanos durante toda su vida para legarlo después a sus descendientes.

Y ha recordado que el PP lo suprimió en 2002 y vuelve a hacerlo ahora, tras su "reimplantación" por parte de "gobiernos de corte socialista regionalista".

Ha destacado que responde no solo a una concepción "ideológica", sino también de gestión, una gestión que los ciudadanos han decidido encomendar al PP después de ver la labor "desastrosa" del anterior Gobierno, que ha estado ocho años "malgastando" los recursos y tenía la región, en sus palabras, "a la deriva".