El Gobierno de Cantabria abonará en un sólo plazo 12 millones por la titulización de la Marca Racing

El Gobierno de Cantabria abonará en un sólo plazo 12 millones por la titulización de la Marca Racing

Se trata del nuevo imprevisto al que se refirió Ignacio Diego en el último pleno del Parlamento y que implica el pago antes del 31 de marzo de seis anualidades comprometidas por el Gobierno PRC-PSOE

MARCOS MENOCALSantander

El Gobierno de Cantabria ha hecho público hoy un nuevo imprevisto heredado del Ejecutivo PSOE-PRC. Ya el pasdao lunes el presidente regional, Ignacio Diego, adelantó la existencia de nuevas deudas a las que tendrán que hacer frente. Habló de 12 millones de euros, pero no precisó de dónde, qué o cuándo.

Hace escasos minutos se han desvelado las dudas. En un comunicado de prensa, el Gobierno ha anunciado su obligación de abonar en un solo plazo la deuda de doce millones de euros que se arrastra como consecuencia de los derechos adquiridos por la compra de la Marca Racing. Los técnicos de la Consejería han aconsejado hacerlo de esta manera para no enfrentarse a una sanción. Por ello, antes del 31 de marzo se abonarán las seis anualidades que restan de pagar.

El comunicado íntegro es el siguiente:

El Gobierno de Cantabria tendrá que pagar en un solo plazo los 12 millones de euros restantes para saldar los compromisos adquiridos por el anterior Ejecutivo regional en la compra de la Marca Racing. Es el resultado de la operación ejecutada por el Gobierno PRC-PSOE en el año 2005, que inyectó en el club, de forma directa, más de 36 millones de euros.

En concreto, el actual Gobierno se ha visto obligado a comprometerse a abonar los 12 millones antes del 31 de marzo de 2012 por la advertencia de la agencia Fitch, agencia que califica la titulización, de que si no se obraba de esta manera, se procedería a retirar la calificación, lo que supondría un grave perjuicio para el Gobierno regional, ya que la entidad tomadora del título, Ahorro y Titulización, reclamaría esos 12 millones más daños y perjuicios. Según técnicos de la Consejería de Economía, Hacienda y Empleo, esa reclamación superaría los dos millones de euros.

La decisión tomada por el Ejecutivo de la comunidad autónoma es la más responsable que puede tomarse ante una situación así, pero desde el Gobierno se ha querido dejar claro que nunca deberíamos haber llegado a esta situación, consecuencia directa de la nefasta gestión de los anteriores responsables públicos, que inyectaron decenas de millones de fondos públicos sin tener plenas garantías de que se iban a poder recuperar y que no iban a causar perjuicios a las arcas públicas.

Esta es la prueba palmaria de que las decisiones tomadas sin tener en cuenta las posibles consecuencias traen consigo perjuicios para los cántabros, explica el Gobierno regional.

Antecedentes de la operación

La decisión hecha pública hoy proviene de la compra de la Marca Racing en el año 2005. Entonces, el anterior Ejecutivo PRC-PSOE, además de otras inyecciones dinerarias directas en los fondos del club, decidió comprar la Marca Racing y los derechos federativos a través de CEP Cantabria por 22 millones de euros (17,5 millones directos más asumir los intereses financieros de la operación). Se titulizó el activo (la marca) y se puso en el mercado. Ahorro y Titulización se hizo con el cien por cien de esa compraventa. CEP Cantabria tendría que abonar dos millones de euros anuales durante once años.

El Racing, a su vez, se comprometía a pagar un alquiler a CEP Cantabria por el uso de su marca por un importe de dos millones de euros también durante once años. En paralelo, el Gobierno de Cantabria se comprometía a abonar al Racing una subvención anual en concepto de fomento del fútbol base por importe de dos millones de euros anuales durante once años. Es decir, el Gobierno pagaba al Racing, que a su vez pagaba con ese dinero al CEP para que esta asumiera la anualidad de la titulización. Con una excepción: en 2010, ya que el Racing no estaba al corriente de pago con la Hacienda pública, no podía percibir subvenciones (Ley de Subvenciones de Cantabria), por lo que fue CEP directamente la que abonó los dos millones sin esa operación puente diseñada por el anterior Gobierno. En resumen, el dinero salido hasta la fecha es única y exclusivamente del Gobierno de Cantabria.

La situación devenida del caos accionarial en el que sumió al club el acuerdo alcanzado entre el anterior Gobierno y el empresario Ashan Ali Syed en Zurich (Suiza) el pasado mes de enero, tuvo como consecuencia directa la solicitud del Racing de Santander de acogerse al concurso de acreedores como única alternativa para garantizar su permanencia, ya que lo contrario podría haber supuesto el descenso administrativo y una posible desaparición de la entidad.

Tras la entrada del Racing en concurso de acreedores el pasado mes de julio, Ahorro y Titulización exigió a CEP que abonara el capital restante, 12 millones de euros, en una sola anualidad. Tras meses de negociaciones, se consiguió conciliar posturas y reconducir la situación.

Sin embargo, la agencia Fitch advirtió hace escasas fechas de que dada la situación del club, tendría que cancelar el rating de la operación, lo que traería consigo consecuencias muy negativas para los intereses de la comunidad autónoma de Cantabria. La única opción viable para salvaguardar el dinero público era comprometer el pago en un solo plazo de los 12 millones de euros restantes.