Aseguran que vendían hidratos y proteínas para deportistas, no droga

Comienza en la Audiencia el juicio contra trece acusados de formar parte de una red de tráfico de estupefacientes que operaba entre Suances y Torrelavega

MARIÑA ÁLVARESSantander

Los acusados de formar parte de una supuesta red de tráfico de drogas que operaba entre Suances y Torrelavega han negado esta mañana dedicarse a la venta de estupefacientes. Los imputados han justificado los recados, cantidades de dinero y quedadas entre ellos, reflejadas en las conversaciones de teléfono grabadas por la policía, como fruto de la compra venta de botes de hidratos de carbono y proteínas -sustancias lícitas-, usadas por deportistas, con la que se sacaban un sobresueldo.

El juicio contra los trece acusados ha comenzado esta mañana en la Audiencia de Cantabria y se extenderá a lo largo de toda la semana. Se enfrentan a condenas de hasta seis años de prisión por un delito contra la salud pública de sustancias que causan grave daño, además de multas de hasta 50.000 euros. Hoy han prestado declaración siete, entre ellos dos de los presuntos cabecillas: Ruperto A. L. e Ignacio M. A.

Ambos admitieron ser consumidores habituales de cocaína, pero negaron cualquier otra implicación con los hechos de los que están acusados. Los dos han dicho que sus ingresos procedían de su actividad como empresarios de hostelería.

En la sala se han reproducido algunas de las llamadas realizadas desde sus teléfonos, pero en ninguna se hablaba explícitamente de drogas ni de su tráfico.

Sólo uno de los acusados, Ramón S. B., ha admitido que trajo hachís de Burgos a Cantabria, porque fue 'pillado' por la policía en pleno viaje (a la altura de las cercanías de Torrelavega) con dos kilos de hachís ocultos en la rueda del coche. No quiso implicar a nadie más y se negó a responder a la mayoría de las preguntas del fiscal.

Uno de los acusados, de profesión pastor de cabras, tenía la droga, para uso propio, en un vehículo a nombre de su hijo, al que se lo pidió prestado para acudir a una feria de ganado.

Otro ha admitido haber sido "un gran tóxicomano" en el pasado, en una época en la que consumía tanto que "las rayas se le caían al suelo". Pero eso fue antes, y ahora "sufre" por su hermano. "Mirad como está, todo 'empastillao' el chaval", ha afirmado ante la Audiencia.

Según ha relatado, él se dedicaba a vender licores, en bares en los que instalaba, por ejemplo, barras para mojitos en fiestas "con chicas en minifalda", y donde también vendía hidratos y proteínas.

Las cuentas las llevaba su hermano, que ha asegurado que es a lo único que se dedicaba, ya que no se "llevaban" y su madre no le "dejaba". "Me mantenía al margen de la mierda", ha declarado, incidiendo en que se limitaba al cobro de las facturas y las deudas de los clientes, que en ocasiones superaron los 920 euros.

Otro de los acusados, monitor de gimnasio, ha escuchado grabaciones de conversaciones sobre venta de proteínas e hidratos, en las que no ha reconocido su voz, aunque tampoco ha negado que fuera él, operaciones que, según ha detallado, llegaban a superar los 170 euros.

Las defensas han presentado objeciones a las escuchas telefónicas, alegando que se habían vulnerado los derechos de sus defendidos, una decisión sobre la que se pronunciará la Audiencia en la sentencia, que sí ha admitido los autos en que se basaron.

Operación policial

Las investigaciones se iniciaron los primeros meses del año 2008, centradas en los tres principales responsables de la red, que fueron detenidos en julio de ese año. Se les intervino diferentes cantidades de droga por una valor total en el mercado de más de 48.000 euros, según el relato del fiscal.

La segunda parte de la operación se realizó en noviembre de 2008, con la detención de otros de los imputado, para culminar en enero de 2009, con el arresto de los restantes.

El juicio comenzará a las 09.30 horas en la Sección Primera de la Audiencia Provincial con el interrogatorio de los acusados, que proseguirá el martes, día en que también se iniciará la prueba testifical.

El miércoles y jueves continuará esta la prueba testifical y, este último día, darán comienzo las conclusiones, que continuarán el viernes.