Santoña quiere que todo su patrimonio histórico sea declarado Bien de Interés Cultural

Fernando Palacio y Milagros Rozadilla, ante fuerte de San Martín. / Ana Cobo/
Fernando Palacio y Milagros Rozadilla, ante fuerte de San Martín. / Ana Cobo

Rozadilla ha informado al director de Cultura de que remitirá en breves semanas el expediente para su tramitación

ANA COBOSantoña

El Ayuntamiento de Santoña quiere impulsar la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de sitio histórico para todas las fortificaciones levantadas a lo largo y ancho del Monte Buciero. En la actualidad, solo 5 de las 20 inmuebles históricos que existen en la villa poseen este grado máximo de protección legal.

Con el objetivo de que este reconocimiento se extienda a todo el patrimonio militar, la alcaldesa de Santoña, Milagros Rozadilla; acompañada del concejal de Medio Ambiente, Fernando Palacio; y sel director de la Casa de Cultura y a su vez experto en fortificaciones, Rafael Palacio; se ha reunido con el director general de Cultura del Gobierno de Cantabria, Joaquín Solanas, a quien ha trasladado su deseo de poner en marcha esta solicitud.

Así, el primer paso se dará por parte del Ayuntamiento santoñés que, en breves semanas, remitirá al Servicio de Patrimonio Cultural el expediente para su tramitación. En el mismo se pretende incluir todos los elementos de arquitectura defensiva y apoyo logístico (polvorinos, cuarteles, puestos de guardia, caminos militares, hornos de cal, etc.), incorporando así los últimos descubrimientos gracias a la aportación ciudadana.

Igualmente, desde hace varios meses, el equipo de gobierno está trabajando en la elaboración de un Plan Director del Monte de Santoña, que evitará actuaciones que dañen y perjudiquen el patrimonio, tal y como ha ocurrido en las últimas semanas en la batería baja de Galvanes, donde han pintado varios grafitis. En dicho plan, se han implicado todas las concejalías con competencias, como son Cultura, Medio Ambiente, Turismo, Obras y Servicios, además de la coordinación de la propia Alcaldía.

Informe sobre las pintadas

Rozadilla aprovechó el encuentro para presentar a Cultura el informe sobre los actos vandálicos perpetuados contra la batería baja de Galvanes así como la interposición de una denuncia por parte del Ayuntamiento para la identificación correspondiente de la autoría. En este sentido, se ha solicitado al Servicio de Patrimonio asesoramiento para emplear el método menos agresivo para llevar a cabo la limpieza del monumento dañado.