Astillero se proclama campeón regional

Astillero se proclama campeón regional

La 'San José' se impuso a 'La marinera' de Castro, que fue segunda

RAFA GONZÁLEZSantander

Con una tarde veraniega, un campo de regateo que presentó un magnífico aspecto y ante cientos de aficionados, se celebró el Campeonato Regional de Traineras de Cantabria en la Ensenada de Brazomar en Castro Urdiales. Allí, la trainera de Astillero, patroneada por Ugaitz Mendizábal, por delante de la embarcación local, que fue subcampeona. Ambas tripulaciones remaron en una segunda tanda mucho más rápida, junto con Pedreña y Camargo.

Astillero, a 38 paladas, entró por la línea de meta proclamándose campeón. La segunda plaza no estuvo clara hasta que los castreños lograron meter la proa por delante de los blancos. Sin lugar a dudas, el calor de su afición y el empuje de todos sus incondicionales en el muelle de Don Luis sirvieron para que los de José Antonio Cueron sacasen fuerzas de flaqueza y completasen una impresionante boga. Este grupo lo cerro Camargo que cumplió muy dignamente con su papel en el campeonato de Cantabria

La primera de las tandas, con los barcos de Santander, Santoña y Colindres fue más accidentada que vistosa. Ya desde la salida, la Vital Alsar de Santander, patroneada por David Bolado, tuvo una puesta en escena accidentada, ya que en el momento que el juez de mar ordenó el comienzo de la boga, el patrón de los santanderinos no pudo evitar que al soltar la rabiza, ésta se enganchase en el tolete y quedaron trabados. Santander pidió anular la regata por el accidente, pero los jueces entendieron que había un error del patrón y no lo permitieron. En la primer ciaboga, 'La Virgen del Puerto' puso de manifiesto su superioridad ante los demás entrando con diez segundos de ventaja sobre Colindres y cuarenta y dos sobre Santander. Al llegar a la segunda, se mantenían las distancias, pero el Muelle de Don Luis aplaudía a la 'Vital Alsar'. En esta segunda maniobra, quedó claro que ayer no era la tarde de los santanderinos ya que realizó la maniobra por estribor y tuvo que rectificar para continuar en regata. Cuando ya se preveía que Santoña iba a ganar su tanda, otro error, por parte de su patrón, al no entrar en meta por su calle y dejando la baliza por babor, descalificó a la tripulación.