El agosto más cálido de los 10 últimos años en Cantabria

El pantano del Ebro este mes de agosto. / J.L. Sardina/
El pantano del Ebro este mes de agosto. / J.L. Sardina

Se ajustará al máximo el volumen de salida de agua del embalse del Ebro, que está a un 46% de su capacidad

P. CHATO Santander

Cantabria no conocía un mes de agosto tan cálido como el actual, con temperaturas medias de 21 grados, desde hace casi una década, según se desprende de los datos facilitados hoy por el delegado suplente de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la región, José Luis Arteche.

Unos datos que se conocen en una jornada en la que la Comisión Extraordinaria de Desembalse para el Eje del Ebro ha acordado ajustar al máximo el volumen de salida del embalse del Ebro, en Cantabria , hasta el cierre de la actual campaña de riego. Y es que las reservas de agua del embalse del Ebro han descendido durante la última semana en 19 hectómetros cúbicos con lo que el pantano se encuentra actualmente al 46,4 por ciento de su capacidad.

En declaraciones a Efe, el responsable de Aemet, José Luis Arteche ha explicado que los valores medios de este mes de agosto no se habían conocido desde 2003, cuando se alcanzaron más de 23 grados centígrados de media en el aeropuerto de Parayas.

En este sentido, ha señalado que, en general, este verano en Cantabria ha sido "seco" o "muy seco", con lluvias débiles y niebla en la costa.

Arteche ha indicado que las temperaturas comenzaron a subir a partir del día 8 de agosto y que se han mantenido estables en lo que va de mes. A pesar de las predicciones de nubes para los próximos días, ha avanzado que a partir de este jueves, 23 de agosto , volverá a hacer buen tiempo con temperaturas más cálidas.

Medidas para el embalse del Ebro

La medida adoptada hoy por la Comisión Extraordinaria de Desembalse "busca ajustar las aportaciones desde el embalse del Ebro , en Cantabria , para mantener las reservas necesarias hasta final de campaña", indican desde la CHE, al tiempo que explican que ese ajuste, reduciendo los consumos actuales, pretende "permitir un mantenimiento del caudal del Ebro a su paso por Zaragoza entre los 20 y 30 m³/s, evitando mayores fluctuaciones de caudal, medida a aplicar desde la jornada de hoy".

Recuerdan que la situación de bajas precipitaciones y por tanto de reducción de caudales circulantes y reservas embalsadas conllevó una medida similar en 2011.

La reducción del volumen de salida del embalse se realizará de manera variable y dependerá de la evolución de las condiciones meteorológicas y de la actuación sobre los regadíos tradicionales y los usos hidroeléctricos.

La aplicación de esta medida supondrá un ahorro del entorno de 0,8 hm³ diarios de agua embalsada en el Eje del Ebro .

Actualmente, el embalse del Ebro tiene unas reservas de 251 hm³ (un 46 % de su capacidad) y entre sus usos, además de aportar caudales al Eje del Ebro , se integra el abastecimiento a los Canales de Lodosa, Tauste y Canal Imperial.

La medida responde a una previsión de los consumos actuales de agua para el embalse del Ebro hasta final de la campaña de riego en un periodo climático medio o malo, en cuanto a pluviometría, que podría dejar las reservas del embalse del Ebro , de mantenerse esta tendencia, por debajo de la reserva mínima de esta década.

Las mismas fuentes recuerdan que este embalse es hiperanual, un tipo de regulación que pretende compensar la heterogeneidad de los recursos hídricos entre años lluviosos y años secos, almacenando los recursos sobrantes en los periodos más positivos para consumirlos en los de menor aportación.

Las comisiones de desembalse son órganos colegiados de la Confederación en las que están representados los usuarios de los distintos sistemas y donde se plantean y se votan las propuestas sobre las líneas básicas de la gestión de los embalses y también cuestiones concretas como las que se han aprobado esta mañana.