El Gobierno garantiza el suministro de agua en Cantabria pese a la sequía

Río Pas a su paso por Toranzo. Foto: Sane/
Río Pas a su paso por Toranzo. Foto: Sane

Hace un llamamiento al consumo responsable y dice que activará los medios necesarios para evitar problemas. Santander ya ha recurrido al bitrasvase del Ebro

PILAR CHATO Santander

El Gobierno de Cantabria ha asegurado que el abastecimiento de agua en la región está garantizado y que las llamadas y recomendaciones efectuadas a algunos municipios responden únicamente a medidas preventivas para inducir a un consumo responsable de agua en un momento de fuerte sequía como el actual motivado por la escasez de lluvias desde mediados de julio

En una nota de prensa, el Ejecutivo hace un llamamiento a la tranquilidad y afirma que utilizará, cuando sea necesario, todos los recursos que estén a su alcance para garantizar la normalidad en el abastecimiento de agua. Entre esos recursos cita la Autovía del Agua, que, pese a no estar concluida, se pondría parcialmente en funcionamiento en un momento dado para abastecer a las localidades costeras si la situación lo requiriese. Además, se barajan otras posibilidades como manantiales, galerías o el propio embalse del Juncal, en Guriezo, que ya se emplea en parte para cubrir las necesidades del municipio de Castro Urdiales.

Precisamente el lunes, el Ayuntamiento de Santander ha informado de que está comprando agua del bitrasvase del Ebro "para evitar detraer agua de los ríos", principalmente del Pas , "Santander está comprando agua del bitrasvase con absoluta normalidad y en perfecta coordinación con el Gobierno de Cantabria ", explicó a preguntas de los medios de comunicación el alcalde, Íñigo de la Serna, quien recordó que el verano pasado y el anterior la capital también recurrió al bitrasvase.

El alcalde ha asegurado que hay "normalidad" en el abastecimiento de agua a la ciudad durante este verano. Este martes ha vuelto a lanzar un mensaje de "tranquilidad", al tiempo que ha apelado a la "responsabilidad personal" en el uso racional del agua. "Estamos en un momento en el que hay sequía en toda la comunidad autónoma y hay que adoptar medidas de uso racional del agua. Dicho esto, el bitrasvase establece garantías de suministro, que se está desarrollando con absoluta normalidad", ha declarado.

A preguntas de la prensa, el alcalde ha recordado que Santander sigue comprando agua del bitrasvase del Ebro y ha señalado que en estos momentos no existe "ningún tipo de limitación" al respecto, por lo que la ciudad, si persiste la sequía, continuará tomando agua "con absoluta normalidad" y "sin ningún tipo de medida adicional".

Respecto del coste económico de esta medida, De la Serna ha explicado que dependerá de lo que se prolongue esta situación. El canon se repercute directamente sobre el usuario, según lo establecido por el Gobierno regional.

La medida, que se viene realizando de manera esporádica desde los últimos tres años en colaboración con el Gobierno de Cantabria, se vuelve ahora más necesaria que nunca, teniendo en cuenta que este ha sido un año especialmente caluroso y escaso en precipitaciones. Por ello, y con el fin de no desgastar el río Pas su caudal está prácticamente seco a su paso por Carandía la capital tomará de la cabecera del río Ebro la cantidad de agua que necesita, esto es, unos 550 litros por segundo. Desde el pasado día 30 de julio, el acoplamiento al Ebro y no al Pas se volvió a instalar en la capital, que el pasado año desembolsó por este concepto un total de 460.000 euros.

Hasta septiembre

Aunque la concejala de Medio Ambiente, María Tejerina, restara importancia a la situación, ayer dijo que es probable que el Consistorio prorrogue la concesión hasta por lo menos mediados de septiembre. Y es que, la captación del bitrasvase permitirá cubrir la mayoría de la demanda, pero no la totalidad, ya que otros 50 litros por segundo se recogerán de los acuíferos.

La ausencia de lluvia (en Santander sólo ha llovido en siete de los últimos 31 días) está provocando que los embalses se vayan vaciando poco a poco.

El lunes, también se ha conocido que Cantabria está teniendo el agosto más cálido de los últimos diez años y que la Comisión Extraordinaria de Desembalse para el Eje del Ebro ha acordado ajustar al máximo el volumen de salida del embalse del Ebro, en Cantabria , hasta el cierre de la actual campaña de riego. Y es que las reservas de agua del embalse del Ebro han descendido durante la última semana en 19 hectómetros cúbicos con lo que el pantano se encuentra actualmente al 46,4 por ciento de su capacidad.

Bajos niveles también en el asón

Y si el río Pas se encuentra en un nivel bajo, el Asón está incluso peor. De hecho, dos zonas que corresponden a esta cuenca fluvial como Bárcena de Cicero y Colindres enviarán un bando a la población, avisando a sus vecinos y visitantes de que controlen el uso del agua. Como hiciera Laredo el pasado fin de semana, ambos municipios pretenden con ello evitar que se llegue al corte del suministro recomendando a la población que limite el consumo en cuanto al lavado de coches y los sistemas de riegos.

El alcalde de Bárcena de Cicero, Gumersindo Ranero, aseguró ayer que su firme intención de publicar un bando dado que «aunque tenemos manantiales en Moncalián, nuestra principal fuente de abastecimiento está bajo mínimos, una circunstancia que se ve agravada porque hasta el municipio no llega la Autovía del Agua».

En la situación de Bárcena de Cicero se encuentran todos los municipios incluidos en la comarca del Asón como Limpias, Ampuero, Ramales, Rasines, Soba o Colindres.

Llamada a la responsabilidad

El Gobierno de Cantabria ha explicado que está en permanente contacto con la Confederación Hidrográfica, con las empresas distribuidoras y con los diferentes ayuntamientos para evaluar en cada momento la situación y decidir las medidas a adoptar.

No obstante, apela a la responsabilidad en el consumo para preservar el buen uso del agua y, tal y como ha hecho con los ayuntamientos de la Comunidad Autónoma, recomienda no derrocharla en prácticas como el riego de jardines, el lavado de coches o el llenado de piscinas, entre otras