Cantabria pedirá 137,2 millones al Fondo de Liquidez

La decisión se cerró con el Ministerio de Hacienda este jueves y no supone, dice el Gobierno, ninguna condicionalidad adicional ni es un rescate | El Ejecutivo ha optado por el FLA, pese a tener capacidad para financiarse en el mercado de capitales, por tener menor coste para el contribuyente

DAVID REMARTÍNEZSantander

El Gobierno de Cantabria acudirá al Fondo de Liquidez Autonómico porque es la vía de financiación que menos coste tiene para el contribuyente y porque tanto el interés como los plazos son buenos. La comunidad pedirá los 137,2 millones de euros que había establecido el Estado para Cantabria cuando se creó este fondo dirigido a las regiones con problemas para cumplir el tope de déficit público de 2012 (un 1,5% de su Producto Interior Bruto).

En una nota de prensa, emitida unas horas después de que El Diario Montañés hiciera pública la noticia, el Gobierno insiste en precisar algunas cuestiones y da los detalles de este fondo. De esta forma, afirma que este fondo "no se trata en absoluto de un rescate" y "no supone ningún tipo de condicionalidad" más allá del compromiso que Cantabria adquirió de cumplir con el déficit marcado.

Es más, la nota de prensa insiste en que Cantabria mantiene la capacidad de financiarse en el mercado de capitales, pero dado que las condiciones del Fondo son mejores, se ha optado por el FLA. Dichas condiciones consisten en un plazo de devolución de diez años, incluidos dos de carencia, y un tipo de interés que se determina según el coste de emisión del Tesoro Público más 30 puntos básicos. Esto supone financiarnos a diez años con un coste aproximado al 5,5%, inferior aún al coste del Mecanismo de Pago a Proveedores, que ya presentaba unas muy buenas condiciones financieras, insiste el Gobierno.

La noticia de que Cantabria acudirá al Fondo de Liquidez surge hoy tras varias semanas en las que ni el presidente regional, Ignacio Diego, ni la consejera de Economía, Cristina Mazas, se habían mostrado cautelosos sin posturas tajantes a favor o en contra de optar por esta vía. La propia consejera de Economía, Cristina Mazas, ya indicó el pasado lunes que el FLA ofrecía "buenas condiciones" de rentabilidad, por lo que no descartó acogerse para cerrar el año con los números rojos máximos permitidos por la Unión Europea.

La solicitud del Fondo de Liquidez no permitirá, en ningún caso, incrementar el gasto presupuestario. La liquidez que aporta el FLA, explica el Gobierno, es para financiar los gastos ya previstos en los presupuestos aprobados en diciembre de 2011, donde se preveía el nuevo endeudamiento que asumiría la comunidad autónoma en el ejercicio 2012. El FLA cubre el cien por cien de esas previsiones.

Según el Gobierno de Cantabria, solicitar el FLA supone garantizar el óptimo funcionamiento de la Administración y los servicios públicos esenciales y hacerlo, además, al menor coste posible.

Cantabria se convierte así en la novena comunidad en pedir el rescate, tras Valenciana, Murcia, Cataluña, Andalucía, Castilla-La Mancha, Canarias, Baleares y Asturias. Las peticiones de ayuda, a la espera de conocer la cifra concreta del gobierno cántabro, ascendían ya a los 16.700 millones de euros y suponían la utilización de casi el 93% del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), que fue dotado con 18.000 millones.

Los objetivos de déficit de Cantabria

Según el calendario de consolidación fiscal, el Gobierno de Cantabria debe cerrar sus cuentas con un déficit a efectos de Contabilidad Nacional del 1,5% sobre el PIB en 2012 y llegar a 2014 en equilibrio presupuestario (déficit cero). Cuando logremos ese objetivo, no hará falta recurrir incrementar nuestro endeudamiento, sea a través de los mecanismos que configure el Estado o de forma directa a través de los mercados, ya que podremos mantenernos con nuestros propios recursos. Incrementar el endeudamiento significa destinar una parte del presupuesto al pago de intereses, con lo que se reducen los recursos que deben ir destinados a garantizar el Estado del Bienestar.

El Gobierno pone de manifiesto que endeudarse significa asumir el gasto más improductivo de cuantos tiene que hacer frente cualquier administración, empresa o familia: los intereses. El objetivo a medio y largo plazo es cerrar los presupuestos con déficit cero, por compromiso político y por el propio cumplimiento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.