Diez detenidos en una operación contra el tráfico de anabolizantes

La farmacia de Luena recepcionaba los medicamentos, luego distribuidos desde Santander hacia toda España. / Sane/
La farmacia de Luena recepcionaba los medicamentos, luego distribuidos desde Santander hacia toda España. / Sane

Entre los arrestados están los dueños de la farmacia de Luena y un empresario santanderino vinculado al mundo del culturismo

NACHO GONZÁLEZ UCELAYSantander

Agentes de la Guardia Civil de Cantabria han detenido a una decena de personas supuestamente involucradas en una red de distribución de sustancias anabolizantes durante una operación policial abierta en la región, extendida luego al resto del país donde se han practicado un centenar de arrestos y aún por cerrar.

Entre los detenidos se encuentran los dos propietarios de la farmacia de Luena, a quienes los investigadores acusan de obtener las medicaciones para su distribución ilegal, y un conocido empresario santanderino estrechamente relacionado con el mundo del culturismo y a quien apuntan como el principal distribuidor de los anabolizantes por toda España.

Según ha podido saber este periódico, el grueso de las detenciones se practicaron ayer mismo, cuando la Guardia Civil de Cantabria, que venía investigando las supuestas actividades ilícitas del empresario desde hacía tiempo, recibió desde Madrid luz verde para emprender una acción coordinada en la que participaron unidades de todo el país.

Aquí, en Cantabria, los agentes detuvieron a una decena de personas, tres de las cuales representaban papeles de especial relevancia dentro de una trama que ya se da por desmantelada.

Farmacéuticos

Dos de ellas son los actuales propietarios de la farmacia de Luena. La Guardia Civil sospecha de ambos que eran los encargados de obtener las sustancias anabolizantes a través de una empresa fabricante. La otra es un conocido empresario santanderino estrechamente ligado a la actividad culturista regional. Los agentes le acusan de encabezar la red de distribución de los medicamentos no sólo en la región sino en el resto del país. El resto, otras siete, son personas relacionadas directa o indirectamente con diversos centros deportivos y gimnasios de Santander.

Además, la Guardia Civil ha practicado numerosos registros, la mayoría de ellos en domicilios particulares, en los que no ha encontrado cantidades significativas de sustancias anabolizantes aunque sí abundante documentación sobre la mercancía que los agentes están inspeccionando para intentar determinar la cantidad y el destino de los medicamentos distribuidos y poder dar por cerrada definitivamente la operación.