El Supremo confirma la multa de 5.000 euros para el hombre que abusó sexualmente a la hija de su pareja

La sentencia de la Sala de lo Penal del Supremo rechaza así el recurso de casación interpuesto por el acusado

E.PSantander
La Audiencia condena al acusado a multa y prohibición de acercarse y comunicarse por cualquier medio con la menor durante cinco años./ Foto: Sane/
La Audiencia condena al acusado a multa y prohibición de acercarse y comunicarse por cualquier medio con la menor durante cinco años./ Foto: Sane

El Tribunal Supremo ha confirmado la multa de 5.760 euros y orden de alejamiento de la víctima impuesta por la Audiencia Provincial de Cantabria a un hombre de 62 años por un delito continuado de abuso sexual a la hija de su pareja sentimental.

La sentencia de la Sala de lo Penal del Supremo rechaza así el recurso de casación interpuesto por el acusado, por infracción de ley y de precepto constitucional, así como por quebrantamiento de forma, e impone al recurrente las costas judiciales.

Según los hechos probados, el acusado convivía sentimentalmente desde mayo de 2008 con la madre y la hija, que entonces tenía 15 años. A los pocos meses, la madre le pidió que diera masajes a su hija porque sufría contracturas en la espalda, a lo que éste accedió, y en uno de esos masajes, "con intención de satisfacer sus deseos libidinosos", aprovechó para tocarle los pechos a la chica.

Ella salió inmediatamente de la habitación y se lo dijo a su madre, pero ésta quitó importancia a lo que su hija le decía. Un mes más tarde, a la hora de la siesta, y aprovechando que su pareja se había ido, el hombre palpó por encima de la ropa la zona púbica de la chica cuando se encontraban descansando en una colchoneta en el interior de una furgoneta.

También en este caso la menor salió del vehículo, pero no le dijo nada a su madre, al pensar que, como la otra vez, no la iba a creer. Días después, cuando la chica estaba tumbada en el sofá de la sala de su vivienda, el hombre se sentó a su lado y le intentó introducir la mano por el pantalón hacia la zona genital, por lo que ella se levantó y salió de la habitación, pero sin atreverse a decirle nada a su madre.

Lo mismo ocurrió otro día de septiembre, llegando el acusado a meterle mano a la chica bajo la ropa y tocándole el pubis y la vulva. Al apartarle ella la mano, el hombre hizo ademán de masturbarse por encima de ropa. Además, en una de esas ocasiones le comentó "te voy a follar, cabrona", zafándose la chica propinándole un mordisco.

En enero de 2009, el hombre volvió a intentarlo de nuevo en la casa donde vivían. Días después la menor se lo contó a su padre y presentó una denuncia en una Comisaría de Policía de Santander.

La Sección tercera de la Audiencia condena por estos hechos al acusado a multa y prohibición de acercarse y comunicarse por cualquier medio con la menor durante cinco años. Además deberá indemnizarla con 3.000 euros más los intereses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos