Muere Joaquín González Echegaray, una figura clave de la cultura de Cantabria

El historiador cántabro en su última aparición pública el pasado 14 de marzo. / Foto: Javier Cotera/
El historiador cántabro en su última aparición pública el pasado 14 de marzo. / Foto: Javier Cotera

El historiador, escritor y arqueólogo Jha fallecido este viernes, a los 82 años de edad, tras una larga enfermedad, y tras recibir, hace tan solo unos días, el título de doctor honoris causa de la Universidad de Cantabria | El pasado 28 de febrero el Pleno de Santander le nombró hijo predilecto de la ciudad, distinción que el historiador no ha podido llegar a recoger

MAXI DE LA PEÑASantander

El historiador, arqueólogo y biblista santanderino Joaquín González Echegaray ha fallecido hoy a la edad de 82 años en su domicilio de la calle Rualasal número 10, que compartía con su hermana, la también historiadora Carmen González Echegaray. La hora de su fallecimiento ha sido a las 13.30 horas, según informaron fuentes familiares, a causa de una larga enfermedad.

En el último acto público ya se le vio visiblemente cansado. Coincidió con la distinción de honoris causa de la Universidad de Cantabria por su labor investigadora el pasado día 14. Ataviado con birrete y toga azul, y sentado en una silla de ruedas, Joaquín González Echegaray asistió atento al acto académico, que se extendería durante casi dos horas. Lo hizo impertérrito, atendiendo a las alocuciones que elevaron su figura académica al nivel que merece, con «afecto» y «exagerando», según él, sus méritos.

El pasado 28 de febrero el Pleno de la Corporación municipal de Santander le nombró, por unanimidad, hijo predilecto de la ciudad, distinción que el historiador santanderino no ha podido llegar a recoger. La memoria de la vida de Joaquín González Echegaray podría resumirse en una sola historia. La de una ida y una vuelta, desde Santander a Jerusalén y el regreso. «Porque su figura de historiador es bien conocida en la región; pero queda muy diluida en la arqueológica y biblista. Precisamente las que le han valido el prestigio internacional y sobre las que creímos más pertinente que versara este homenaje».

Autor de una veintena de libros

González Echegaray es autor de una veintena de libros como Los Cántabros (1966), Arqueología y Evangelios (1994) y Cantabria en la transición al Medievo (1998). Tal y como destaca en su informe, el Centro de Estudios Montañeses, el investigador, descubrió el enterramiento auriñacense de Cueva Morín, el santuario magdaleniense con una cabeza mitad hombre mitad felino de la Cueva del Juyo o los restos del Portus Victoriae bajo la Catedral de Santander, logros todos ellos acogidos con gran interés por la comunidad científica internacional.

Fundador y primer director del Centro de Investigación y el Museo Nacional de Altamira, fue elegido por dos mandatos consecutivos presidente del Centro de Estudios Montañeses y vocal de la Comisión Nacional para la Conservación del Arte Rupestre y director de Investigación del Institute for Prehistoric Investigations de la Universidad de Chicago.

Su participación como responsable en excavaciones arqueológicas se documenta desde Julióbriga, en 1952, hasta la última en la Catedral de Ávila, pasando entre otras, por las cuevas del Pendo, el Juyo, la Chora, el Otero, Morín, Rascaño y Altamira, -todas ellas de Cantabria- hasta los yacimientos de Mogaret-ed-Dalal en Jordania, de la terraza de El-Khiam, en Palestina o en el poblado Neolítico de Rosmeer, en Bélgica.

Nacido en 1930, González Echegaray fue el descubridor, entre otros hallazgos, del enterramiento acuñaciense de la Cueva de Morín, del santuario magdaleniense de la Cueva del Juyo y de los restos del Portus Victorae, bajo la Catedral de Santander.

También fue director de investigación del Instituto del Instituto de Investigaciones Prehistóricas de la Universidad de Chicago, presidente del Centro de Estudios Montañeses, deán del Cabildo Catedralicio y miembro del Consejo del Instituto Español Bíblico y Arqueológico de Jerusalén.

Joaquín González Echegaray seguía trabajando. Junto al también historiador santanderino José Luis Casado Soto, se ocupaba del proyecto museográfico del futuro Museo de la Torre de la Catedral de Santander.

Su discurso como nuevo doctor honoris causa, hace una semana lo dedicó a la época romana, la guerra astur-cántabra y la importancia histórica del puerto de Santander, precisamente el Portus Victorae cuyos restos descubrió bajo la catedral.

González Echegaray no pudo recoger el reconocimiento como hijo predilecto que el pleno del Ayuntamiento le concedió por unanimidad el 28 de febrero, una ceremonia que iba a celebrarse cuando "cualquier ligera mejoría en su estado de salud lo hiciera posible", como ha recordado hoy el alcalde.

 

Fotos

Vídeos