El Tropezón encarrila la eliminatoria

El autor del gol, Alberto Dorronsoro, intenta controlar un balón durante el partido. / Foto: Javier Cotera/
El autor del gol, Alberto Dorronsoro, intenta controlar un balón durante el partido. / Foto: Javier Cotera

Los de Tanos se impusieron al Algeciras gracias a un gol del ‘pichichi’ Dorronsoro

YÉSICA MATATorrelavega

El Tropezón coge ventaja en la eliminatoria para ascender a Segunda División B, al ganar por la mínima al Algeciras CF. El conjunto cántabro materializó su mejor ocasión de gol en el minuto 66, a través de su pichichi Dorronsoro, haciendo honor a la popular frase que tanto se repite en el mundo futbolero de que «en este deporte gana quien mete el gol».

Durante los 90 minutos de juego, los visitantes tuvieron en sus botas más oportunidades de anotar, pero erraron en la definición. Además de encontrarse bajo los palos con un Iván que desbarató todo el peligro rival, demostrando una tarde más por qué es el Zamora de la liga cántabra. Tal y como explicó el míster del Tropezón en su encuentro con los medios de comunicación al finalizar el enfrentamiento, el resultado «es positivo y hemos logrado el objetivo de dejar la portería a cero ante un señor equipo». Frente a la alegría de Lolo Herrera está la desilusión de Manuel Sanlúcar, entrenador del Algeciras CF, quien afirmó estar «decepcionado y triste, ya que el Tropezón con menos opciones ha hecho gol y nosotros con más, no». Sanlúcar reconoció que «no es lo que queríamos ni lo que veníamos a buscar. Nos toca trabajar mucho para levantar el resultado», reconoció.

El encuentro comenzó de cara para los visitantes. El Algeciras llevó la iniciativa, movió la pelota a su gusto y buscó a sus hombres más adelantados desde el pitido inicial. Mientras, el Tropezón jugó a tras, a la espera de su rival, mostrando en más de una ocasión nerviosismo y dejándose llevar por los contrarios. Una cara poco habitual en los de amarillo que presagiaba una tarde difícil para los seguidores cántabros.

En el minuto 4, el guardameta Iván intervino por primera vez parando un lanzamiento de falta del delantero Pedrito. Cumplida casi la media hora de juego, el cancerbero tuvo que volverse a emplear a fondo con dos buenas estiradas. Primero sacó una falta envenenada de Mario y después un balón de Víctor González. La cosa pintaba mal para el combinado cántabro. Un dominio visitante, reconocido por Lolo Herrera ante las preguntas de los periodistas en la sala de prensa, que dejó pocas opciones a su equipo. «Durante la primera parte ellos no nos han dejado jugar. Hemos visto un equipo muy compacto en todas sus líneas, es un bloque. Y físicamente muy potente y muy fuerte a balón parado», dijo el míster. Precisamente a estos primeros cuarenta y cinco minutos se refería Manuel Sanlúcar cuando comentaba: «la falta de acierto lo hemos pagado». Retirada a los vestuarios con marcador cero a cero y una primera parte para el Algeciras.

Cambio táctico

Ante lo ocurrido en el primer tiempo, el entrenador de Tanos decidió realizar un cambio táctico. Sentó al centro campista Luis González y dio entrada al central Fernando Fuentevilla, que en esta ocasión jugó más adelantado, en el medio del campo. Para Herrera el cambio fue clave en el desarrollo de la última mitad y en el resultado final. Se cambió la táctica y también cambió el partido.

El Trope saltó al césped más cómodo, más metido en el partido y consiguió hacerse con el dominio de estos cuarenta y cinco minutos. En el 52 llegaron las primeras ocasiones de gol. El delantero Alberto Dorronsoro tuvo el gol en dos jugadas consecutivas de saque de esquina. El Tropezón fue de menos a más, achuchando a su rival y poniendo en más de una ocasión a los gaditanos contra las cuerdas. La grada local, unos 1.900 aficionados cántabros, estalló en el minuto 66. Dorronsoro subía al marcador el gol de la victoria. El delantero materializó una jugada personal de Perujo por banda izquierda que levantó a todos los seguidores de los asientos. El tanto conseguido reforzó aún más el dominio local y dejó tocados a los visitantes. La única ocasión merecedora de destacar del Algeciras en estos últimos 45 minutos fue un disparo de Marín que despejó con los puños el cancerbero Iván.

Con esta victoria, el Tropezón ha sido el único de los cuatro equipos cántabros que juegan la fase de ascenso que ha conseguido vencer el partido de ida, por lo que encarrila su eliminatoria.

El partido de vuelta se disputará el próximo domingo, 2 de junio, en el estadio Nuevo Mirador. Desde el club andaluz ya se trabaja en ese encuentro y tienen previsto llenar sus 7.500 localidades con entradas a un euro. Para Lolo Herrera, entrenador del Tropezón, se espera «una vuelta con mucha ilusión» y a la vez complicada y reñida debido a la calidad del rival. Por su parte, Manuel Sanlúcar, explicó que desde el pitido final ya se piensa en el choque, anunciando su plan de trabajo: los gaditanos solo descansarán en la jornada del miércoles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos