Fuster rechaza que consumir tabaco sea una cuestión de libertad del fumador

El cardiólogo asegura que afecta "económicamente" a la sociedad y a la salud de los que le rodean

EFESantander

El cardiólogo Valentín Fuster ha defendido hoy que promover la salud es absolutamente prioritario y ha rechazado que el consumo de tabaco sea una cuestión de libertad del fumador, al afectar "económicamente" a la sociedad y a la salud de los que le rodean, y ser la causa "número uno" de mortandad.

"Yo no acepto bajo ningún concepto, en este caso, el tema de yo soy libre de hacer lo que quiera", ha afirmado el director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo ( UIMP ), de Santander, donde ha dirigido hasta hoy un curso sobre cardiología.

A preguntas de los periodistas sobre la posibilidad de que se pueda modificar la ley antitabaco para poder atraer inversiones turísticas a España, el también director del Instituto Cardiovascular del Centro Médico Mount Sinai, de Nueva York, ha abogado por fomentar una sociedad sin fumadores.

"Tenemos que ser una sociedad que no fume", ha incidido Fuster, quien, además, ha defendido la "valía" de los investigadores españoles y ha apostado por motivar a los jóvenes para que se dediquen a la ciencia y para que desarrollen hábitos de vida saludables.

Sobre la situación de la ciencia en España, ha dicho que "se está haciendo mucho", aunque ha reconocido que "se podría hacer más si existiese la posibilidad económica".

"Este país tiene gente de mucha valía, que están contribuyendo muchísimo", ha opinado Fuster, que considera necesario buscar en los colegios y apoyar a los jóvenes que tengan "curiosidad" para que sean los investigadores del futuro y, de esa forma, la sociedad pueda "obtener el máximo beneficio".

También considera que la promoción de la salud es "una necesidad" y "una obligación" no solo de las administraciones públicas sino también de los ciudadanos y ha abogado por fomentar los hábitos de vida saludables desde edades tempranas, para que la conducta de los adultos del futuro "sea distinta a la actual".

"Tenemos que motivar a la gente joven para que sean los investigadores del futuro y motivar a los niños para que vean la salud como una prioridad", ha concluido Fuster.