'Operación cordero' para evitar que se pierdan 1.200 canales por impago de la luz

Los ganaderos tendrán que trasladar mañana la carne almacenada en las cámaras frigoríficas del matadero de Liébana, que debe a E.ON las facturas de 16 meses

PEDRO ÁLVAREZTAMA

La Sociedad Agraria de Transformación SAT Liébana-Peñarrubia va a tener que echar mano de una importante logística para trasladar mañana las 1.200 canales de corderos y cabritos que tiene almacenadas en las cámaras del matadero de Liébana. La instalación se va a quedar sin electricidad ya que E.ON corta el suministro falta de pago por parte de Carnes de Picos de Europa, la empresa que lo gestiona,. La directiva de la SAT, que se reunió ayer en Tama, tomó la determinación de trasladar las piezas bien al puerto franco de Santander bien al matadero de Reinosa para que no se pierdan.

La SAT recuerda que solicitó el matadero de Liébana, con el apoyo de los alcaldes de la comarca, «para prestar un servicio a los ganaderos y comerciantes de los municipios, y no como un negocio para una única empresa», y dice que Carnes Picos de Europa, concesionaria del matadero, «trabajó correctamente los dos primeros años que han durado las ayudas concedidas por la administración pública», en las que entregaron más de 200.000 euros, y que una vez que se agotaron «han comenzado las dificultades hasta desembocar en la situación actual».

Falta de apoyo municipal

Carnes Picos de Europa no ha pagado la luz desde marzo de 2012 y la SAT se pregunta «por qué se ha permitido que esa empresa haya estado dieciséis meses sin pagar las facturas del matadero». Yrecuerda, por ejemplo, que en noviembre del pasado año tuvieron que vaciar la cámara de congelación y llevarse las canales al puerto franco de Santander «para hacer una obra en dicha cámara que nunca se realizó».

También señala en su nota que desde el 1 de junio la empresa Carnes Picos de Europa suspendió la actividad de matanza y prohibió sacar corderos y cabritos de la cámara de congelación «perjudicando a la marca Lechazos de Liébana e impidiendo el servicio a los clientes», y no oculta su sorpresa por el hecho de que la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia en lugar de defender los intereses del sector ganadero «ha apoyado a la empresa concesionaria del matadero».

«Los ganaderos de Liébana están indignados», afirma la SAT en su nota. Tras recordar la desaparición de los apoyos a la recogida de leche, a la certificación de la carne de vacuno y la que esperaban para la marca Lechazos Montañas de Liébana, «si ahora se cierra el matadero el sector ganadero de la comarca está abocado a desaparecer»