Una mujer embarazada de su hijo pide poder casarse con él

Madre e hijo muestran en público su felicidad./
Madre e hijo muestran en público su felicidad.

La madre de 40 años y su primogénito, de 23, llevan tres años de relación y desde hace 6 meses ella está embarazada. Declaran estar "muy enamorados"

Betty Mbereko, de 40 años, pertenece a una aldea de Zimbabue. Hasta ahí todo normal si no fuera porque desde hace 6 meses está embarazada de su hijo, Farai Mbereko, de 23. La relación comenzó cuando el joven tenía 20 años, pero la pareja no ha querido sacarla hasta ahora a la luz porque la mujer, que enviudó hace doce años, no quería que la acusasen de incesto, según publicó el portal Zimbawe mail.

Betty Mbereko, que en tres meses será madre y abuela a la vez, pidió al Consejo de la comunidad donde vive poder llevar más allá la relación con su hijo "porque están muy enamorados". La mujer argumentó que no quería casarse con los hermanos de su marido fallecido y que "después de pagar mucho dinero para mandar a Farai a la escuela", tras la muerte de su marido, ella sentía que tenía "derecho a su dinero y no otra mujer". "Yo luché sola para enviar a mi hijo a la escuela y nadie me ayudó. Ahora que mi hijo está trabajando me acusan de haber hecho algo malo. Dejadme disfrutar del resultado de mi sudor", siguió argumentando la mujer ante las autoridades tribales.

El hijo, por su parte, se mostró conforme y, además, explicó que como su padre no había pagado el ajuar de boda, él mismo se haría cargo, así como del bebé que esperan. "Es mejor dar a conocer lo que está sucediendo porque la gente debe saber que yo soy el que dejó a mi madre embarazada. De lo contrario, será acusada de promiscuidad", manifestó el joven.

Sin embargo, las autoridades tribales no parece que estén muy de acuerdo con la idea. "No podemos permitir que suceda en nuestro pueblo un mal augurio". El jefe tribal sentenció diciendo que en el pasado la pareja tendría que "ser asesinada" pero esa medida hoy en día no es posible debido al "miedo que tenemos a la policía". De este modo, las autoridades dictaron que si la pareja quería continuar con su amor debía ser fuera de la aldea. Así, la pareja ha decidido marcharse de la aldea.

 

Fotos

Vídeos