La exposición sobre el carguero Cabo Machichaco recupera la memoria de la tragedia

Foto de la explosión del vapor 'Cabo Machichaco', en Santander. Los muelles de Maliaño con los restos del barco flotando./
Foto de la explosión del vapor 'Cabo Machichaco', en Santander. Los muelles de Maliaño con los restos del barco flotando.

Organizada por el Archivo Histórico Provincial en colaboración con otras instituciones de Cantabria

E.PSantander

La sala polivalente la Biblioteca Central de Cantabria acoge desde este jueves la exposición sobre la explosión del carguero Cabo Machichaco , que recupera la memoria de la tragedia al cumplirse su 120 aniversario.

Hasta el 4 de enero puede visitarse 'Ardiendo Machichaco . Memoria de una catástrofe 120 años después', que han inaugurado Víctor González Huergo, director de la Sociedad Regional de Educación, Cultura y Deporte, así como responsables del Archivo Histórico Provincial, como la coordinadora de la exposición, Mónica Malo; la responsable de la catalogación de los fondos, Graciela Fernández, y el jefe de Servicio, José María Gutiérrez, que han explicado a los asistentes los contenidos de la muestra en una visita guiada.

La Biblioteca Central de Cantabria desarrollará en paralelo a la exposición una serie de actividades relacionadas con la explosión del Cabo Machichaco , las catástrofes y el mar en general. Así, se ha programado un ciclo de cine titulado 'Desastres: homenaje al Machichaco ', un taller infantil de cuentos dedicado al mar y una conferencia del periodista y escritor Jesús Ruiz Mantilla, autor de la novela 'Ahogada en llamas'. Está prevista la visita de escolares de los centros educativos de la región.

La exposición es fruto de la identificación, clasificación y descripción que de los fondos inéditos pertenecientes al Archivo Histórico Provincial se ha venido llevando a cabo en los últimos años. Sus responsables sacan a la luz documentación hasta ahora desconocida sobre las explosiones del carguero.

Por ejemplo, el manuscrito de la Junta Central de Socorros, que se constituyó el 9 de diciembre 1893 con el fin de recibir y distribuir los copiosos donativos para los damnificados de la catástrofe llegados tanto de organismos públicos como de entidades y personas privadas, de España y del extranjero. Estos documentos ayudan a apreciar las dimensiones del siniestro y el efecto que tuvo en los santanderinos.

Los documentos del Archivo Histórico Provincial se complementan con documentación de la época de otras instituciones, noticias de prensa, publicaciones, imágenes y piezas que se exponen gracias a la colaboración del Puerto de Santander; del Ayuntamiento de Santander, a través del Centro de Documentación de la Imagen; y de otras entidades como la Biblioteca Municipal, el Comité Local de Cruz Roja Española en Laredo, el Archivo Central de la Consejería de Presidencia y Justicia, el Museo Marítimo del Cantábrico, la Casa-Museo de Tudanca y la Biblioteca Central de Cantabria , además de algunas colecciones privadas de Santander y Laredo.

De la segunda explosión del Machichaco se exhiben, además de documentos del Archivo Histórico Provincial y del Archivo Central de la Consejería de Presidencia, numerosas imágenes y una escafandra con las pesas que llevaban los buzos que trabajaron en los restos del vapor.

Entre los documentos de relieve aportados a esta exposición destacan además los relativos a los planos originales del barco, propiedad de la familia Ibarra, así como el expediente de su construcción, propiedad del Museo Nacional de Inglaterra. Junto a fotos inéditas del barco incendiado frente a la plaza de las Cachavas de Santander, se ofrecen a la vista del público piezas de singular valor como restos de carga, la letra 'C' que daba nombre al buque, la bitácora cedida por Cruz Roja de Laredo, etcétera. Todo ello da una idea cabal de la magnitud de la mayor catástrofe ocurrida en España en el siglo XIX.

Memoria de las víctimas

El título de la exposición, 'Ardiendo Machichaco ', es el lacónico contenido del telegrama que el consignatario de la compañía Ybarra en Santander envió al las oficinas de la naviera en Sevilla. Poco después y debido a la carga de dinamita que transportaba, el barco explotaba, provocando un desastre que se saldó con casi 600 fallecidos, más de 2000 heridos y las calles más cercanas al puerto de Maliaño devastadas.

La explosión del Cabo Machichaco quedó grabada en la historia de Santander y en la mente de sus habitantes y originó una profunda renovación urbana en el área afectada.

'Ardiendo Machichaco . Memoria de la catástrofe 120 años después' puede visitarse en la Biblioteca Central de Cantabria , en horario de 9 a 21 horas de lunes a viernes y de 9 a 14 horas los sábados.

 

Fotos

Vídeos