Vilar dice satisfecho que "todo saldrá bien y primará la verdad"

El expresidente de la Federación Cántabra de Fútbol sólo ha respondido a las preguntas de su abogado y no a las formuladas por el letrado de la Federación

El expresidente de la Federación Cántabra de Fútbol Alberto Vilar se ha mostrado satisfecho por su declaración ante el Juzgado de Instrucción Número 3 de Santander, aunque sólo ha respondido a las preguntas de su abogado y no a las formuladas por el letrado de la Federación Cántabra de Fútbol.

Vilar, quien ha comparecido este lunes en las Salesas por un presunto delito de apropiación indebida por su gestión al frente de la entidad en los ejercicios 2010, 2011 y parte de 2012. Sin embargo, sólo ha respondido a las preguntas que le ha formulado su abogado, ha considerado que han presentado todas las pruebas por lo que "creo que todo saldrá bien y primará la verdad"

Por su parte, el presidente de la Federación Cántabra de Fútbol, José Ángel Peláez, aseguró que "a pesar de la cantidad de veces que Vilar ha dicho que tenía ganas de que llegara el momento de declarar, no lo parece porque no ha contestado a ninguna de las preguntas de nuestro abogado".

El proceso se inicia después de que la Fiscalía determinase que había indicios de delito en su gestión tras estudiar la auditoria presentada por la actual junta directiva y en la que se presentaban gastos sin justificar por más 400.000 euros. Además también se incluía documentación sobre cuatro pólizas de pensiones aparentemente no aprobados por la Asamblea a favor Vilar en el 1999 y que fueron cobradas en marzo del 2007.

Por su parte, el Presidente de la Federación Cántabra de Fútbol, José Ángel Peláez, confía en que el proceso judicial iniciado este lunes aclare si hubo gestión irregular o no de los fondos de la Federación por parte del expresidente Alberto Vilar en los ejercicios 2010, 2011 y parte del 2012.

Para Peláez la decisión de Vilar de no responder a las preguntas de la acusación es incomprensible, sobre todo si su intención es aclarar los hechos que se investigan. Todos sabíamos que la voluntad expresada públicamente por Vilar de aclarar las cosas no era real. Negarse a contestar a las preguntas de los abogados de la Federación es una estrategia defensiva, más que la voluntad real, que debiera tener alguien que representó al futbol cántabro durante 21 años, de aclarar su gestión. Su negativa a declarar es muy significativa, ha asegurado Peláez.

Tras lo ocurrido este lunes, la Federación va a ampliar la denuncia y va a solicitar al juzgado el testimonio de cuantas personas sean precisas para averiguar la verdad.

Para Peláez, éste es el último paso de un proceso que se inició hace meses con la elaboración de una auditoría externa en la que se reflejaban más de 400.000 euros en gastos sin justificar en los últimos dos años y medio de gestión de Alberto Vilar.