El Gobierno dice que el proyecto de Iberdrola suspendido en Santoña ya estaba abandonado la pasada legislatura

Boya experimental en Santoña. / DM/
Boya experimental en Santoña. / DM

El proyecto experimental iniciado en 2008 con colaboración pública buscaba la generación de electricidad a partir del movimiento de las olas

DAVID REMARTÍNEZ Santander

Iberdrola ha decidido abandonar el proyecto de investigación tecnológica que mantenía en Santoña desde el año 2008. Allí, en sus aguas costeras, estudiaba cómo desarrollar un enramado de 10 boyas que captasen la energía de las olas (energía undimotriz), la transformasen en electricidad, y generasen potencia suficiente como para abastecer a 2.500 viviendas. Un proyecto piloto de tantos que buscan cómo reducir la dependencia del petróleo y del gas a través de las renovables. Eso contaba la nota de prensa de hace un lustro, ahora convertida en papel mojado, pues la renuncia de la multinacional deja el llamado "Parque experimental de Santoña" sin concluir, con solo una boya flotando en el mar, que en su día fue la primera de su condición botada en Europa.

Hoy el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha afirmado que el proyecto ya estaba "abandonado de facto" en la legislatura anterior. Ha admitido que no ha hablado con la empresa sobre esta decisión, si bien insistido en que el proyecto estaba "abandonado hace ya mucho tiempo".

Según dice, estaba "abandonado de facto" desde la legislatura pasada, cuando "se perdió" la boya experimental, el proyecto sufrió diversos "avatares" e Iberdrola "decidió invertir en Escocia y no en España".

El proyecto era una iniciativa de la empresa Ibermar, participada mayoritariamente por Iberdrola, que puso en funcionamiento la que fue en su momento la primera planta piloto de energía de las olas operativa en Europa.

Junto a Iberdrola Renovables, participaban en el proyecto el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), la Sociedad para el Desarrollo de Cantabria (Sodercan), la petrolera TOTAL y Ocean Power Tecnologies (OPT).

Fuentes de la compañía atribuyeron esta ssemana su abandono al interés «en investigar con otras tecnologías» distintas a la iniciada en Cantabria, más en concreto, las que propician en Escocia para aprovechar la energía de las mareas en las Islas de Orkney a través de la sociedad Scottish Power Renewables.

Ambas inversiones iban en realidad ligadas en origen, a través de dos filiales. La renuncia aboca a la desaparición a la empresa constituida aquí, Iberdrola Energías Marinas de Cantabria, S.A., participada por Iberdrola Renovables (60%); la compañía petrolera francesa Total (10%), la estadounidense Ocean Power Technologies, OPT (10%), que aportaba la tecnología del prototipo; el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético, IDAE (10%); y la Sociedad para el Desarrollo de Cantabria, Sodercán (10%).

La multinacional española no mantiene ningún otro proyecto en Cantabria, toda vez que su principal inversión, los parques eólicos, se detuvo con la suspensión del Concurso Eólico adjudicado por el bipartito PRC-PSOE. Las empresas del sector todavía esperan a que el Gobierno regional aprueba de forma definitiva la legislación que regulará la implantación de molinos, así como el plan energético para la comunidad autónoma donde se enmarcará su explotación.

Precisamente ese documento, el denominado el Plan de Sostenibilidad Energética de Cantabria 2011-2020, aún en tramitación, también queda afectado por el desmantelamiento del prototipo de Santoña. El citado Plenercán atribuía a la energía undimotriz generada a partir de dicha instalación una generación energética de 10 megavatios, dentro de los 707 totales calculados para la región.

Primera fase y única

El prototipo de Santoña muere sin haber superado esa condición, pues hasta la fecha no se ha botado se ninguna otra boya aparte de la inaugural, situada a cuatro kilómetros de la costa, con un diámetros de seis metros, 70 toneladas de peso y anclada al fondo marino. Su capacidad energética era de 40 kilovatios (kW), mientras que las nueve restantes se perfilaban con 150. El horizonte buscado era la producción de 1,5 megavatios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos