El 33% de los mayores de 65 años están polimedicados y sus efectos adversos provoca numerosos ingresos hospitalarios

Guillermo Pombo, presidente de Semergen Cantabria, junto a la médico de Atención Primaria, Ana Belén García Garrido / DM/
Guillermo Pombo, presidente de Semergen Cantabria, junto a la médico de Atención Primaria, Ana Belén García Garrido / DM

El presidente de la sociedad médica, Guillermo Pombo, explicó que los problemas más habituales son la diabetes, la EPOC, la artrosis y la depresión

VICTORIA LEMAURSantander

Uno de cada tres cántabros mayores de 65 años (casi 35.000 personas) toman cuatro o más fármacos diario,Gui una polimedicación cuyos efectos colaterales y adversos provoca numerosos ingresos hospitalarios.

Esta es una de las principales conclusiones de la conferencia que sobre Pluripatología y polimedicación, un abordaje desde la Atención Primaria impartieron este semana los facultativos de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) en Cantabria, Ana Belén García Garrido y Guillermo Pombo en el Colegio de Médicos de Cantabria.

Pombo, quien además preside esta sociedad médica, precisó que las principales patologías que sufren las personas de la tercera edad son la diabetes, la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), la artrosis y problemas psicológicos como la depresión

De este modo dijo- el envejecimiento tiene aparejada la pluripatología de forma que, en un mismo individuo, a menudo se asocian dos o más enfermedades crónicas, lo que plantea una situación de frecuente discapacidad y un elevado consumo de medicamentos que, a su vez, incrementa el riesgo de interacciones entre ellos y consecuentemente reacciones farmacológicas adversas.

Por ello, conceptos como envejecimiento, pluripatología y polimedicación están íntimamente relacionados, explicó Pombo. Este aumento en los niveles de polimedicación en mayor en mujeres que en varones y en los mayores de 85 años.

Para optimizar el tratamiento de estos pacientes crónicos es tan importante realizar una correcta prescripción de un fármaco cuando es necesario, como finalizar un tratamiento en el momento adecuado.

Sin embargo, García Garrido insistió en la necesidad de prevenir la aparición de estas enfermedades crónicas mediante cambios en los estilos de vida, un factor determinante en el inicio y progresión de los problemas.

En este sentido, destacaron la importancia de llevar una buena alimentación con el fin de evitar el sobrepeso porque se ha demostrado en primates y ratones que un ligero déficit calórico se relaciona con una mayor longevidad y un retraso en el proceso de envejecimiento, indicó Pombo.

Otro aspecto decisivo agregó- es el diagnóstico precoz. Para ello hay distintas estrategias como la revisión de la medicación con el fin de intentar reducir la dosis o sustituir unos fármacos por otros, siempre pactando con el paciente cualquier modificación en el tratamiento. La revisión periódica de la medicación y la detección de efectos adversos debe ser uno de los objetivos que el médico de Atención Primaria debe marcarse como coordinador y responsable último del paciente, aseguró.

El papel de la Atención Primaria

Finalmente, ambos facultativos recalcaron el papel fundamental que tienen los médicos de Atención Primaria en el abordaje de este tipo de pacientes que, habitualmente, son mayores, frágiles y frecuentemente dependientes, dado que es el más próximo a su domicilio y donde conoce a los profesionales responsables de su asistencia.