Berdejo solicita el alzamiento de los embargos para que el Racing disponga del dinero de los patrocinadores

La petición de la paralización de la ejecución del embargo no era suficiente ya que el dinero quedaba retenido en los juzgados

JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

La historia del embargo de Juan Antonio Berdejo sobre el dinero que reciba el Racing de los patrocinadores, aprobado por el Juzgado de Primera Instancia Número 5 de Santander, vivió ayer un nuevo capítulo con la petición por parte del abogado del alzamiento de «los embargos trabados» en la presente ejecución «hasta tanto se produzca la terminación procesal de los asuntos encomendados» por el Racing. Una decisión que puede ser vital para la viabilidad del club hasta final de temporada.

El pasado miércoles, Berdejo ya había presentado un escrito solicitando la suspensión de esta ejecución de embargo «hasta que la parte ejecutante inste su reanudación o el archivo definitivo», lo que acordó y aceptó la secretaria judicial María Carmen de la Roza. Sin embargo la medida no era suficiente para que el Racing pudiera disponer de ese dinero de los patrocinadores para poder pagar a los diferentes acreedores (jugadores, Hacienda, Seguridad Social...), ya que tal y como aclaró ayer el TSJC, el embargo de ese dinero «sigue vigente». «La suspensión de la ejecución no supone la paralización del embargo, que sigue vigente. Por ello, el dinero que las empresas patrocinadoras tuvieran que abonar a favor del Racing de Santander deben ser ingresadas en la cuenta judicial», recordó el organismo judicial a través de un comunicado. Es decir, que ese dinero no iría ni para Berdejo ni para el Racing, sino que lo retendrían los tribunales a la espera de que el demandante inste a la reanudación del embargo o al archivo definitivo.

Por eso, ayer por la mañana el procurador de Berdejo, César González Martínez, se vio obligado a volver a pasar por el Juzgado de Primera Instancia nº5 de Santander para solicitar el alzamiento de los «embargos trabados». El tribunal resolverá en los próximos días.

Historia

El Juzgado de Primera Instancia nº5 de Santander acordó el pasado 4 de abril el embargo del dinero que el Racing recibe de distintas empresas, a instancias del que fuera abogado de la entidad, Juan Antonio Berdejo. Este procedimiento de jura de cuentas es una pieza separada del proceso principal por el que Inmoarrabi reclama el embargo de la totalidad de las cuentas del club verdiblanco para saldar la deuda contraída.

Cabe recordar que Berdejo, que fuera abogado y secretario del Consejo del Racing durante la etapa de Ángel Lavín como presidente, reclama a la entidad el abono de 193.185 euros, 148.604 euros en concepto de honorarios más otros 44.581 euros popr los intereses y costas judiciales.

Transcurrido el plazo para que el Racing presentara oposición, el magistrado titular del Juzgado dictó un auto el citado 4 de abril por el que acordaba la ejecución por la cantidad reclamada. En la misma fecha, la secretaria judicial acordó el embargo de los saldos a favor del Racing que ostenta frente a las empresas EPROCAL, Conservas y Salazones Arlequín, Editorial Cantabria, Smarksocial, Mediaproducción, Café Dromedario, Coca-Cola España y NORBEGA.

El siguiente capítulo se produjo el miércoles 9 de abril cuando Berdejo presentó el escrito solicitando la suspensión de esta ejecución de embargo después de la petición del Racing, que, al igual que ha hecho con el resto de acreedores, solicitó al abogado tiempo para «poner orden en el caos» que se ha encontrado en las cuentas y establecer un asumible calendario de pagos. El club, a través de su portavoz y consejero David González Pescador, advirtió además que el embargo «no tendría ninguna efectividad» y que «no podría ejecutarse», ya que «existen acreedores privilegiados por delante en la prioridad de cobro».

Ayer, con la petición por parte del abogado del alzamiento de los «embargos trabados», este nuevo episodio del Racing en los tribunales puso un punto y aparte. Para el punto final aún quedan capítulos.