La maderera de la tala de Loredo valora defender su posición en los juzgados

Un vecino contempla los troncos apilados tras su tala./
Un vecino contempla los troncos apilados tras su tala.

La empresa insiste en que cortó los áboles porque Ayuntamiento y Medio Natural la autorizó sin advertir de ningún condicionante ambiental

ELENA TRESGALLO

La empresa encargada de limpiar la finca de Loredo junto a la playa de Los Tranquilos, donde se ha producido una tala masiva de arbolado, no descarta ir al juzgado ante la paralización de los trabajos, ya que estaba autorizada a hacerlo. Medio Natural y Urbanismo comunicaban esta semana la suspensión cautelar del permiso, ante la presión de las denuncias vecinales y ecologistas al insistir en la protección ambiental de los terrenos, apoyando sus tesis en el Plan de Ordenación del Litoral y en normativa europea LIC o el propio Plan General de Ribamontán al Mar.

La maderera, que ha aportado toda la documentación a éste periódico, explicó que ellos fueron requeridos para la limpieza de la finca por los propietarios (la administradora concursal de la extinta Emilio Bolado) y tramitaron los permisos con las referencias catastrales de la zona de corta, obteniendo el visto bueno, por lo que iniciaron la tala sin advertencia de que podría no ser viable legalmente.

La maderera recibió el miércoles un correo de la Dirección General de Medio Natural en el que se les comunicaba la paralización cautelar del permiso total "un par de días", mientras se dirimía si el terreno era rústico o urbano, "porque si es rústico la competencia es de Montes y si es urbano del Ayuntamiento", explicó su gerente Jorge Medrano. "En cualquier caso tenemos los permisos en regla, porque nos han autorizado los dos", incidió, responsabilizando a la administración de lo ocurrido, si finalmente hay que depurar responsabilidades.

Asimismo, y para ir "paliando problemas", la empresa iniciaba ayer en el Ayuntamiento la tramitación del artículo 116 de la Ley del Suelo, que, según dijeron, "no" les pidieron la primera vez para sellarle el permiso de corta y que es preceptivo si se entra en zona de servidumbre de Costas, ya que tiene que remitirse a la Crotu. "A mí nadie me ha advertido, son ellos (por el Ayuntamiento) quienes tienen que tramitar el documento, yo como empresa no puedo", insistió.

Medrano acompañó su testimonio del documento municipal firmado y sellado por el alcalde Francisco Asón (PRC), en el que sólo se le pide que respete el arbolado autóctono con la coletilla de "todo ello sin perjuicio de las autorizaciones de los organismos competentes", que, en este caso, se entendió que era la Dirección General de Montes.

Pago en madera

La empresa también ha presentado un escrito en el que explica que fueron requeridos por la concursal de Emilio Bolado para actuar en la zona, ante "las presiones" municipales a los propietarios para que "limpiasen" las parcelas por el "riesgo de incendios". De ahí, que ellos llegaron al acuerdo con la propiedad de limpiar a cambio del aprovechamiento económico de la madera, dado que no había liquidez para hacerlo de otra manera. Insisten en que el Ayuntamiento estaba informado y que siguen realizando los trabajos (sólo de limpieza de zarzas y plumeros) del resto de las fincas. Los permisos aportados les permitían talar más de un millar de árboles allí.