Tráiler

Un fotograma de 'Juego de tronos'.

Goliat contra muchos David

  • En serie

  • 'Juego de tronos' parte como favorita para los Emmy, unos premios en los que 'American Crime Story' podría dar la sorpresa

La temporada de premios se inicia este domingo con los Emmys, los galardones que entregan los profesionales de la industria televisiva americana y que normalmente suelen distinguir lo mejor de las pequeñas pantallas. Normalmente, porque algunos olvidos importantes han tenido en su historia. No hay nadie infalible. Con el fin de aligerar la ceremonia de entrega de galardones, las distinciones técnicas se otorgaron el pasado fin de semana y ya dieron algunas pistas sobre lo que podría suceder este domingo. Dos títulos fueron los vencedores claros en este primer avance del palmarés, 'Juego de tronos' y 'American Crime Story', que también parten como favoritos para las categorías principales. Hubo otro protagonista de origen español, Víctor Reyes, compositor de la música de la miniserie 'The infiltrator'.

Los habitantes de Poniente regresan a la gala sabiendo que tienen muchas papeletas de salir tan victoriosos como lo hicieron la edición anterior. Teniendo en cuenta que la sexta temporada ha sido bastante mejor que la quinta (y eso que no tenía libros detrás en los que apoyarse) es probable que logren de nuevo el galardón a la mejor serie dramática. En contra de lo que parece, era la primera vez que lo conseguían (las anteriores ocasiones se lo arrebató 'Breaking bad', 'Mad Men' y 'Homeland') y ahora no están dispuestos a bajar del pedestal tan fácilmente.

Una imagen promocional de 'The Americans'.

En los apartados técnicos 'Juego de tronos' consiguió nueve estatuillas, entre ellas las de mejor casting y mejores efectos visuales. Cabe recordar que dos episodios de este curso, los dos últimos, se han situado entre los mejores valorados (entre todas las ficciones de todos los tiempos) por los usuarios de iMdb, una web especializada en ficción audiovisual que consultan cada día miles de personas. La batalla de los bastardos quedará en el recuerdo de los tronólogos como una de las más espectaculares vistas nunca en una pantalla. Y marca el principio de la reconquista Stark, esperamos algunos. La producción de HBO ha sido destacada en 23 candidaturas. Sabiéndose fuerte mira como Goliat al resto de nominadas en la categoría de drama. Pero cuidado porque puede surgir un David donde menos se le espera.

Y ese podría ser 'The Americans', la serie de FX que ha ido creciendo año tras año sin hacer mucho ruido hasta convertirse en un drama sólido en su cuarta temporada. La historia se desarrolla en los años 80 y se centra en los Jennings, un matrimonio que regenta una agencia de viajes en Washington pero que en realidad son dos agentes de la KGB soviética infiltrados en la sociedad estadounidense. La química entre los personajes ha ido creciendo a medida que se se suceden los episodios y la reconstrucción de la época cada vez es más exacta y atractiva. No arrastra audiencias millonarias, pero lleva tiempo agazapada esperando su momento para dar el gran golpe y ponerse en valor. En ese mismo lado estaría 'Mr. Robot', que comenzó con muy buen pie el año pasado, logrando el Globo de Oro. Si los Emmys se dejan contagiar no hay duda de que este relato sobre un joven hacker con fobia social podría alzarse con el máximo premio. Ambas, por cierto, consiguieron alguna mención en los apartados técnicos.

Más complicado lo tienen el resto de opciones, títulos veteranos que no son nuevos en esta lides. 'House of cards' ha perdido el favor de la crítica a base de ir estirando una historia hasta límites inverosímiles, 'Downton Abbey' (que ya ha concluido) hace tiempo que se convirtió en un culebrón sin mucho fondo rodado de una forma exquisita, 'Homeland' superó una primera etapa en la que metió mucho ruido para instalarse en un nivel medio que nunca decepciona pero que tampoco causa estragos, y 'Better call Saul' debe pelear aún mucho contra la alargada sombra de su hermana mayor, 'Breaking bad'.

La historia de un crimen

Un fotograma de 'American Crime Story'.

La otra favorita de la noche se oculta en la categoría de series limitadas, que son aquellas que tienen tramas cerradas, y que cada temporada se renuevan con historias inéditas y personajes totalmente diferentes. En ese apartado se ha hablado mucho de 'American Crime Story', la antología de Ryan Murphy que cada curso recrea un suceso que ocurrió en realidad. El primero fue el juicio de O. J. Simpson, protagonizada por Cuba Gooding Jr. y Sarah Paulson, por el crimen de su mujer, que se convirtió en un show mediático. La serie se descubre como un retrato duro de la sociedad americana y las manchas negras que siguen asolándola, como el racismo y la violencia cada vez más extendida, que marcaron aquel caso. 22 nominaciones tiene esta ficción, con John Travolta como secundario y productor y el tirón de las Kardashian (ahora famosísimas por el 'reality' que persigue su día a día), que en aquella época eran las desconocidas hijas del abogado defensor del jugador de fútbol. Por mucho que 'Fargo' y 'American Crime', también candidatas, tuviesen unas brillantes segundas temporadas, este año parece que es el del último invento de Murphy, que por cierto estrenará en España en breve Netflix.

El listado de candidatos se cierra con aquellas producciones que compiten por convertirse en la mejor comedia del año, una categoría donde la lucha es menos encarnizada. Hubo un tiempo en que 'Modern Family' no encontraba rival y año tras año conseguía proclamarse vencedora sin esforzarse mucho. Esa etapa pasó. Y 'Veep', en torno a una alocada presidenta de Estados Unidos, que ya ganó el año pasado, quiere ser la heredera. Con todo la mejor comedia del año ha sido para muchos 'Masters of none', en torno a un treintañero de origen indio que trata de sobrevivir en Nueva York, con un Aziz Ansari, creador y protagonista, sobresaliente. Pero la nominación parece más que suficiente por ahora para este título.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate