Una infidelidad con consecuencias imprevisibles

Ruth Wilson y Dominic West, en una imagen promocional de la serie.

'The affair', que la próxima semana estrena su tercera temporada, explora las diferentes caras de un fracaso sentimental

MIKEL LABASTIDAValencia

No existe una sola verdad. La realidad varía según quien le observe, según quien la cuente. Los mismos hechos pueden ser presentados de una forma muy distinta en función de la persona que los presente. Esta tesitura la tiene en cuenta 'The affair', el enésimo intento televisivo por retratar las relaciones de pareja, que trajo como novedad hace dos años la diversidad de los puntos de vista. La historia no la relata un narrador omnisciente ni se construye a través de la visión de uno de los protagonistas. Son los propios implicados en la trama los que la narran y la serie refleja ambas versiones.

'The affair' cuenta una infidelidad, acaecida durante un verano, que llevan a cabo un padre de familia y la camarera de un bar de la localidad donde él pasa sus vacaciones. La ficción muestra cómo vivió él el acercamiento entre ellos y la relación que se estableció. Y cómo lo sintió ella. Y a veces las interpretaciones son bien diferentes porque están plagadas de mentiras y medias verdades. En la segunda temporada el número de voces se multiplica. La serie incorpora los puntos de vista de dos personas más, los damnificados por la aventura veraniega de los protagonistas, los respectivos cónyuges. Más visiones para la misma trama, lo que implica más información, más detalles y numerosas contradicciones. Al espectador se le reparten diferentes piezas de un rompecabezas y él debe formar el suyo propio. Ese es el juego de esta producción de Showtime, que en su primer año de emisión arrasó en los Globos de Oro. La semana que viene (el día 20) se estrena su tercera tanda de capítulos, que en España se pueden seguir a través de la plataforma Movistar.

En el reparto de 'The affair' está Dominic West, que se hizo popular en la tele por su papel de Jimmy McNulty en 'The Wire' y que más tarde ha participado también en otras producciones como 'The Hour' y en cine en títulos como 'Chicago' o '300'. En él recae el complejo personaje de hombre heterosexual que ha sobrepasado la barrera de los 40, le gusta saberse atractivo y se siente castrado por sus responsabilidades familiares y por una profesión (la de escritor) en la que le cuesta despuntar. Al otro lado se encuentra Ruth Wilson, que ha logrado gracias a su participación en esta serie un Globo de Oro y nominaciones a otros galardones como el Bafta. Hasta entonces su trabajo más importante había sido una adaptación para la BBC de la novela 'Jane Eyre' de Charlotte Brontë. Ella es la amante, la mujer que trata de rehacer su vida tras la muerte de su hijo, lo que le he separado de todo y de todos los que le recuerdan a ese niño perdido y que encuentra en el escritor una vía de escape de sí misma.

El puzzle se completa con Maura Tierney, también distinguida en los Globos de Oro gracias a esta producción. Había sido protagonista de 'NewsRadio', una serie que no llegó a España pese a su buena recepción en Estados Unidos, posiblemente por su humor demasiado local. Después pasó por 'Urgencias' donde interpretó a la enfermera Abby Lockhart. En 'The affair' es la esposa engañada, la que queda al borde del abismo cuando descubre que su marido mantiene una relación extramarital y desea iniciar una etapa junto a otra persona. Ella ha de gestionar una vida que queda hecha pedazos. Le acompaña en esa sensación (no comparten planos pero sí heridas) el marido engañado, el que también perdió un hijo y vio cómo su esposa se alejaba de él para no sufrir más, el que lleva la etiqueta de 'machito' pero lamenta su fracaso sentimental. El encargado de defender este papel es Joshua Jackson, que ya había tenido participaciones relevantes en títulos como 'Fringe' y 'Dawson crece' y en filmes como 'Scream 2' y 'Crueles intenciones'.

Noah, Alison, Helen y Cole. Los cuatro representan las cuatro caras de una misma historia, la de una infidelidad que les sacude a los cuatro y golpea con fuerza en los cimientos que tenían levantados. Los cuatro han de gestionar sentimientos nuevos, siendo conscientes de que sus decisiones afectan a más personas. Es en ese análisis de las relaciones donde 'The affair' es notable. Llega un momento en que las diferentes versiones se convierten en la anécdota y el espectador disfruta contemplando la deriva en la que van entrando todos los personajes.

Joshua Jackson y Ruth Wilson.
Joshua Jackson y Ruth Wilson.

En la primera temporada Noah y Alison se conocen. Él es un profesor de instituto. Ha publicado su primer libro y trabaja en el segundo. Está casado, es padre de dos hijos y con ellos viajará a Montauk para pasar los meses estivales. Allí conocerá a Alison. Ambos narran el modo en que se fijan el uno en el otro, cómo establecen una relación y la forma en que tratan de que esta no interfiera y salpique al resto de su vida, algo bastante complicado. La segunda temporada da un salto temporal. Noah y Alison ya viven juntos, se ha acabado esa pasión que surge en todos los inicios del amor, procuran establecer una rutina. Él ha publicado su segundo libro y es un éxito. Ella pretende reincorporarse a la vida laboral y se enfrenta a la maternidad de nuevo. Lejos de haber logrado una estabilidad, los dos siguen huyendo de lo que son y descendiendo a los infiernos a los que parecen condenados. 'The affair' es terriblemente dura en ocasiones con sus personajes.

Al margen de las relaciones, 'The affair' cuenta con un McGuffin enorme, que está presente en todos los capítulos por medio de flashbacks: un asesinato. Los espectadores descubren primero que el asesinado es un hermano de Cole y después que todos los protagonistas tuvieron algo que ver en el fatal desenlace de este. En esta parte la serie flaquea más. En ocasiones estorba esta trama (excesivamente alagarda) porque lo que realmente interesa es todo lo que sucede entre ellos. Sin embargo la revelación con la que terminó la segunda temporada los coloca en un interesante lugar, del que habrá que ver cómo salen. Es el aliciente de los nuevos episodios, en los que se vuelve a dar un salto temporal, esta vez de tres años, para descubrir el destino de los protagonistas de un 'affaire' con consecuencias imprevisibles.

 

Fotos

Vídeos