«Vivimos en la época del postureo»

Arturo Valls.

actor

ROBERTO GONZÁLEZ

Arturo Valls protagoniza y produce Los del túnel, una comedia inusual y muy ácida que muestra cómo sería la vida de los supervivientes de una catástrofe tras superar el accidente. El popular presentador encarna al plasta del grupo que permanece 15 días atrapados en un túnel junto a un reparto coral que incluye a Natalia de Molina, Neus Asensi o Raúl Cimas, en un largo amparado por dos guionistas de Cámera Café, Pepón Montero (que debuta en la dirección) y Juan Maidagán.

Cada vez te vemos en más películas, ¿te resulta fácil compaginarlo con tu labor de presentador?

Los del túnel se rodó antes que Villaviciosa de al lado. Hemos esperado al momento adecuado para estrenarla porque había mucha competencia. La suerte que tengo es que el formato de producción de ¡Ahora caigo! me permite tener tiempo para rodar.

Tu personaje atraviesa un arco emocional importante, ¿ha sido complicado?

Si te soy sincero te diré que cuando encargué el guion a Pepón y a Juan les hablé primero de este personaje, que no deja de ser el comercial de Cámera Café pero un poco más maduro, con más gin-tonics y más cochinillos en el cuerpo. Una de las pocas directrices que les di es que quería ver a ese tipo de personaje cuando se encontraba agobiado. Por un lado fue difícil porque este personaje no está siempre en el tono de comedia en el que estaba el de Cámera Café, pero por otro no tuve que componerlo desde cero. No soy Antonio de la Torre, los que se han complicado la vida creando al personaje han sido los guionistas.

Es una comedia con pocos chistes. ¿Tuvisteis que controlaros un poco?

Sí, teníamos que movernos en un terreno más sutil. Pepón tenía muy claro que la película tenía que ser muy realista, muy naturalista. A veces sí que discutíamos un poco sobre esto, acerca de si mi personaje, Toni, tenía que estar más arriba para que luego se viera el contraste cuando le entra la crisis.

Es una comedia muy negra e incómoda sobre gente miserable, ¿crees que cogerá por sorpresa al público?

Bueno, en Cámera Café ya había capítulos que tenían su sustancia. Yo confío mucho en el público. Sí que es verdad que la gente igual espera otra cosa pero espero que la sorpresa sea gratificante.

Ir de guay

¿Sentiste empatía por Toni?

Me siento identificado en el hecho de que no pretendo ser alguien que no soy. En la peli se ve cómo la mayoría de la gente pretende disimular y mostrar una versión de ellos mismos que no se corresponde con la realidad. Eso a veces es más patético que una persona que asume quién es y no va por ahí haciéndose el guay. Vivimos en la época del postureo, del instagram... yo no llego a ser un pesado como Toni pero no pretendo ser más de lo que soy.

¿Fue complicado el tercer acto a lo peli de catástrofes americana?

Fueron las escenas más complicadas, porque había ambulancias, bomberos, grúas, un dron... Enfrentarnos a este pollo mi socio y yo con montones de extras, con un decorado bestial... ahí sí que nos la jugamos. La gente suele empezar con un corto o con la comunión del chiquillo.

El reparto es variopinto.

Es difícil manejar a 14 o 15 actores, pero ha funcionado la apuesta del director por incluir en el reparto algunas caras menos conocidas.

¿Te lo pasas tan bien en la tele como parece?

Actuar ahí sí que es difícil. Si no te lo estás pasando bien, se te ve en los ojos. Hay veces que salgo ahí pensando que voy a ser un presentador un poco más serio pero al de unos minutos ya estoy allí pasándomelo bien con las señoras y haciendo el chorra.