'El capitán', un cuento bélico de terror

Escena de 'El capitán' (2018)./
Escena de 'El capitán' (2018).

El cineasta alemán Robert Schentke obtuvo el premio a la mejor fotografía en el Festival de San Sebastián de 2017

Borja Crespo
BORJA CRESPO

«Casi 70 años después de los hechos, las brutalidades de la Segunda Guerra Mundial suscitan todavía incomprensión y consternación. Para los estándares contemporáneos, los actos cometidos parecen anormales, psicopáticos y terroríficos. Pero el horror es algo moral. No se trata de un concepto analítico». Son las contundentes palabras del cineasta alemán Robert Schentke, responsable de la soberbia 'El capitán', filme rodado en un delicioso blanco y negro –premio a la mejor fotografía en San Sebastián en 2017- que ofrece al espectador una radiografía del horror de la guerra desde el interior de un soldado raso que decide desertar y acaba convirtiéndose en otra persona al encontrar un uniforme que le permite subir de escalafón para salvar el pellejo.

Una historia de terror, un descenso a los infiernos propiciado por el poder y la desesperación, «un viaje hacia la degradación moral, el mesianismo nazi, la perversión y la barbarie», según anuncia con acierto su sinopsis. Schentke ha dejado Hollywood, donde ha realizado títulos como 'Red' o la serie 'Divergente' para firmar su mejor película.